miércoles, 9 de abril de 2014

¿Por qué tanto circo?

Atrapadores de sueños, lo han vuelto hacer, me han vuelto a hacer añicos la ilusión. Supongo que me lo he ganado a pulso, por necia. Hoy he estado en el Congreso de los Diputados, en un pleno. Ya sabía yo que lo de solucionar las cosas allí no funcionaba, pero no sé, me esperaba un lugar de gente preparada, por lo menos educada que debatía de forma interesante, desde el respeto. Pero no, se me olvidaron los cacahuetes, ¿eso es lo que se les echa a los animales en el circo no? Vaya panda de maleducados, incompetentes y calientasillas, eso el que estaba en su silla (escaño), claro. Al margen de esto, de los numerosos escaños vacíos, igual los diputados estaban ocupados en algo más importante que acudir al pleno (esto lo digo en serio), lo que me ha revuelto por dentro es ver como mientras alguien, quien fuera, estaba en su turno de palabra, el resto se dedicaba a caminar por el Congreso para parlotear con su compañero, hacer corrillos escuchándose incluso risas, leyendo el periódico, o corriendo a felicitar a Arias Cañete por su nombramiento como cabeza de lista por el Partido Popular para las elecciones europeas. Y yo ahí, sentadita en la tribuna de invitados, desde la cual no se puede comentar, aplaudir, abuchear... mordiéndome la lengua y tragándome las ganas de levantarme y gritarles a esa panda que están trabajando para los ciudadanos españoles, que están allí porque los ciudadanos se lo permitimos, que han sido elegidos para hacer política y que no están haciendo una mierda. Todos con sus datos, echándose en cara los unos a los otros lo bien que lo hacen los mismos y lo mal que lo hacen los contrarios y mientras la gente en la calle... bueno ya sabemos como está la gente en la calle. Sí esa es la democracia de la que se presume, jamás imaginé que sería un circo. Siento vergüenza, indignación y repudia ante aquellos que supuestamente nos representan... Pero el gran trofeo se lo ha llevado Rajoy cuando Rubalcaba le ha pedido al Presidente del Congreso (Posada), poder rebatir la respuesta de Rajoy, éste, de forma lógica, le ha contestado que primero tendrían que preguntar el resto de diputados que habían pedido turno y después Rubalcaba podría reformular su pregunta. En ese preciso instante, el presidente/plasma se ha levantado y se ha ido. No sólo no contesta a los periodistas, si no que no rinde cuentas ante el poder legislativo. Se están riendo en la cara de la democracia. Pero el mejor momento, cuando ya he llegado a mi límite de aguantar tonterías (he estado allí 6 horas, tengo mucho aguante), ha sido cuando una diputada del grupo popular le ha formulado una pregunta/tehagolapelota al ministro Wert felicitándole por lo bien que lo está haciendo con la cultura, sobresaliendo su trabajo en las artes escénicas. Que se lo pregunten a las compañías de teatro agónicas, a los teatros que han bajado el telón para siempre o a una pseudoactriz como yo que lleva meses sin pisar un escenario porque se acabó el presupuesto.  Señor Presidente del Congreso, Señor Presidente del Gobierno, Señores Ministros, Señores Diputados "el show debe continuar".

No hay comentarios:

Publicar un comentario