miércoles, 20 de noviembre de 2013

¿Por qué me ha vuelto a pasar?

Me ha vuelto a pasar, un tío me ha llamado guapa por la calle... no, no es lo que están pensando, no vengo a presumir, vengo a preguntarles si alguno de ustedes le pregunto a ese señor su opinión sobre mí, porque yo no. Me ha vuelto a pasar, me he mordido la lengua, he agachado la cabeza y he continuado con mi camino. Me he tragado las ganas de contestarle con un buen ¿y quién narices te preguntó?, ¿acaso yo le he dicho lo muy pedazo de carne con ojos que me parece?, pero nada, aquí me he quedado con las ganas atrancadas en la laringe. Me ha vuelto a pasar, un señor nació con pene y se creyó que tenía derecho sobre mí. Me ha vuelto a pasar, alguien dejo un coche mal aparcado, era la única mujer en una fila de personas esperando y el energúmeno de turno preguntó mirándome a mí. Me ha vuelto a pasar, he escuchado lo malo que es para los niños ver unas tetas. Me ha vuelto a pasar, me llamaron princesa, sin percatarse de que soy republicana, y otro me llamo niña como si me gustará que me trataran como alguien menor de edad que no es capaz de hacer las cosas por sí misma. Me ha vuelto a pasar, han vuelto a juzgar que estoy con demasiados o con demasiados pocos, sin darse cuenta de que hace tiempo que no tengo que pedir permiso para estar o dejar de estar con quien me de la real gana. Me ha vuelto a pasar, alguien dijo que llevaba la falda demasiado corta o demasiado escote, y me volví a tragar las ganas de preguntarle, que quién narices pidió su opinión.
Me ha vuelto a pasar, volví rápido a casa con el móvil en la mano porque dijeron que había un nuevo violador en el barrio. Me ha vuelto a pasar, me han negado que haya machismo y hay hasta algún cazurro incompetente que se sorprende de que me defina como feminista, sin ni saber lo que esto significa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario