martes, 17 de septiembre de 2013

¿Por quéeeeeeeeee?

Son los domingos, que me ponen melancólica, a lo chica de comedia romántica mirando por la ventana viendo las gotas caer, solo que hoy no llueve y me pasé la tarde metida en casa, sufriendo ahora la depresión postvacacional, y una reciente crisis existencial de esas de ¿De dónde vengo y adónde voy? Para alguien que con 8 años tenía claro que iba a hacer el resto de su vida resulta muy complicado no saber por dónde seguir. Pues con toda mi melancolía me he puesto a ver una comedia romántica argentina llamada "Motivos para no enamorarse" y me he enganchado a una bolsa de pipas, porque no había helado de chocolate, claro está. El título de la comedia me venía al pelo, porque como ya he dicho la crisis es existencial, osea se que tiene de todo. Los que se hayan pasado alguna vez por aquí sabrán que soy una romántica empedernida que no cree en el amor. Pues hasta eso me lo empiezo a plantear, ¿y si el amor si existe? Y entonces pienso ¿y si si que existe y yo no lo llego a conocer? O peor aún ¿lo conozco y me vuelvo una de esas estúpidas que renuncian a una brillante carrera profesional por amor?
Ya es martes, y la crisis existencial sigue, serán las hormonas, que a mis 20 años me siguen transformando en una quinceañera de extraños y notables cambios de humor. Será que soy un culo de mal asiento, ya es mi tercer año en el mismo sitio y las caras se han vuelto demasiado familiares, la monotonía, y en el fondo plantearme continuamente las mismas cosas con las mismas personas, me repatea. Volvimos otra vez al bucle repetitivo del que había conseguido escapar cuando llegué a la universidad. Y esa conversación de "el amor nos vuelve vulnerables" "el amor es abrirte en canal y dejar a la otra persona que te destroce por dentro". Hay quien piensa que enamorarse es lo más bonito del  mundo, que puede ser, yo no lo discuto, pero no me gusta que me retuerzan las tripas. A lo mejor es que me las retorcieron de tal manera que siempre llevo un matamoscas en mano para espantar a cualquier mariposa que ose colarse
. ¿Y si ya se colaron de nuevo las malditas? Peguémonos  puñetazos en la tripa hasta que mueran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario