domingo, 29 de diciembre de 2013

¿Por qué hacer un balance?

¿Por qué hacer un balance? Porque toca, simplemente, porque se acaba este año, este año de mierda. No de mierda personal, no me puedo quejar y más como esta el patio. Pero sí, sí que me voy a quejar. Porque estoy hasta los ovarios de que se quieran meter en eso mismo, en mis ovarios. Porque el señor cristofascista de cejas anchas ha decidido que se puede meter en mi vida, que va a decidir él si soy madre o no, como si fuera él el hombre del espacio, ese en el que tanto cree. Y si quiero abortar, deberé hacer creer a un par de médicos que si lo tengo me volveré loca, no señor, no quiero tenerlo porque no me da la gana tenerlo, porque soy una mujer adulta con el derecho a decidir lo que quiere hacer con su cuerpo. Y si tanto quieren defender la vida, si tan cristianos son,  ¿porque no se ofenden tanto con las cuchillas de las vallas que ponen a aquellos que emigran, a los que tratan como delincuentes?, ah, que eso no es una persona, ya entiendo. Después gritarán a los cuatro vientos los tristes que están cuando se muere Mandela, ¡qué gran labor hizo Madiba!, ¿verdad? Pero ahí siguen lo que ustedes llaman concertinas, las cuales son elementos persuasorios porque ni si quiera tienen la dignidad de mirar a la verdad de frente, a la verdad que llevan generando todo este año de mierda. Golpes en el pecho por la muerte de Mandela y lágrimas de cocodrilo por los muertos en Lampedusa, pero aquí siguen existiendo los Centro de Internamiento para extranjeros en los que son maltratados y vejados, tratados una vez más como ciudadanos de segunda. ¿Dónde está aquí vuestro gran espíritu cristiano, el cual nos quieren imponer a todos y en este caso a todas?
Mi balance de este año no puede quedarse en el 2013, los balances de final de año, siempre me llevan a un punto de mi vida, a las navidades de hace 7 años, las navidades en las que perdí a mi abuelo, una de las personas que más me ha influido. No escribo esto buscando la lágrima fácil, escribo esto porque por primera en mi vida supe lo que era el dolor de verdad, el dolor que se siente al perder a una persona que lucho durante toda su vida porque sus hijos y sus nietos tuviéramos una vida digna. Por eso tengo que hacer este balance, porque durante muchos años gente como mi abuelo lucho porque este país fuera un país mejor con los derechos que merecíamos y esta gentuza, porque no tiene otro nombre, se lo está cargando todo. Por eso, no lo podemos permitir, por nosotros, por nuestro futuro, pero sobre todo por él, por mi abuelo y por todos los que fueron como él. Feliz 2014.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

¿Por qué me ha vuelto a pasar?

Me ha vuelto a pasar, un tío me ha llamado guapa por la calle... no, no es lo que están pensando, no vengo a presumir, vengo a preguntarles si alguno de ustedes le pregunto a ese señor su opinión sobre mí, porque yo no. Me ha vuelto a pasar, me he mordido la lengua, he agachado la cabeza y he continuado con mi camino. Me he tragado las ganas de contestarle con un buen ¿y quién narices te preguntó?, ¿acaso yo le he dicho lo muy pedazo de carne con ojos que me parece?, pero nada, aquí me he quedado con las ganas atrancadas en la laringe. Me ha vuelto a pasar, un señor nació con pene y se creyó que tenía derecho sobre mí. Me ha vuelto a pasar, alguien dejo un coche mal aparcado, era la única mujer en una fila de personas esperando y el energúmeno de turno preguntó mirándome a mí. Me ha vuelto a pasar, he escuchado lo malo que es para los niños ver unas tetas. Me ha vuelto a pasar, me llamaron princesa, sin percatarse de que soy republicana, y otro me llamo niña como si me gustará que me trataran como alguien menor de edad que no es capaz de hacer las cosas por sí misma. Me ha vuelto a pasar, han vuelto a juzgar que estoy con demasiados o con demasiados pocos, sin darse cuenta de que hace tiempo que no tengo que pedir permiso para estar o dejar de estar con quien me de la real gana. Me ha vuelto a pasar, alguien dijo que llevaba la falda demasiado corta o demasiado escote, y me volví a tragar las ganas de preguntarle, que quién narices pidió su opinión.
Me ha vuelto a pasar, volví rápido a casa con el móvil en la mano porque dijeron que había un nuevo violador en el barrio. Me ha vuelto a pasar, me han negado que haya machismo y hay hasta algún cazurro incompetente que se sorprende de que me defina como feminista, sin ni saber lo que esto significa.

lunes, 4 de noviembre de 2013

¿Por qué una huelga de hambre?

Esta entrevista la realicé para clase junto a Alejandro Galisteo. Me parece muy interesante el caso. Espero que la disfrutéis tanto leyéndola como nosotros haciéndola.

"DONDE HAY AMOR NO HAY MIEDO"

Con una mirada limpia, directa, cansada pero llena de fuerza, no rehúye ninguna pregunta. Jorge Arzuaga es un joven de 25 años que desde el pasado 12 de octubre se encuentra en huelga de hambre. Este ingeniero tiene un propósito, la dimisión del gobierno.   En sus propias palabras, es un ciudadano más que ha estado en contacto con colectivos desfavorecidos y se ha empapado de la realidad de las personas que realmente viven en condiciones precarias. Es un chico que ha viajado a lugares como la India y Perú, viviendo situaciones de pobreza extrema, en definitiva experiencias que han ido moldeando su carácter y su forma de ser y  le han dotado de un espíritu de lucha y de fuerza. Está convencido de que hay que cambiar este mundo, otro mundo es posible y quiere acabar con las injusticias.
 


Jorge Arzuaga procede de una familia de clase media. Sus padres son los que lo han sustentado hasta ahora. De hecho, la situación económica que tiene en la actualidad es estable. Tienen sus  dificultades pero no pasan apuros y eso le ha permitido viajar por el mundo.
P .¿Tienes miedo?
R. No, lo que siento es amor, y donde hay amor no hay miedo.
P. ¿Crees que se pueden llegar a producir situaciones de extrema pobreza  en nuestro país como las que hay en aquellos países que has visitado?
R. Lo  cierto es que se están dando pautas para llegar a esas situaciones. Más de 500 familias al día están siendo desahuciadas y esto es algo trágico para las personas que están sometidas a esta situación. Personas que no tienen con que alimentar a sus hijos, que de alguna forma están luchando por sobrevivir. Cada día vemos más gente buscando comida en la basura o viviendo en la calle. Esta crisis, como el sistema en el que vivimos, está provocando que los ricos cada vez sean más ricos y los pobres cada vez sean más pobres y en este caso, el caso de los pobre , se está llegando a situaciones de extrema pobreza y la clase media está tendiendo hacia umbrales de pobreza.
P. Tiene que llegar un punto, algo en el que tú decides ponerte en huelga, decir ‘basta ya’ y tomar esta determinación. ¿Cómo surge?
R. Pues no es por un hecho en concreto, es una idea que tenía en mi cabeza y era cuestión de tiempo que pasara. Era como una semilla que estaba en mí y que tenía que brotar. Y es el conjunto de todas las injusticias, de ser consciente de la realidad de este mundo y de ser sensible a esta situación y la convicción de que es necesario de luchar de cambiar las cosas.
P. Nos llama la atención de que  viniendo desde Bilbao, hayas querido asentarte en Sol, ¿qué significa para ti Sol?
R.Es la cuna del movimiento indignado en España, es muy simbólico. Es la puerta que nos lleva a un cambio, a una democracia real. En definitiva es un símbolo.
P. Suponemos entonces que llevas muchos años vinculado al movimiento 15-M. ¿Cuál era tu labor en el movimiento hasta este momento?
R. Sobre todo  estuve vinculado a él en la Universidad. El movimiento 15-M entró en la Universidad para concienciar a los estudiantes de la realidad que estamos viviendo, avisándoles ya de los planes que había de subir las tasas en las matrículas. Montábamos asambleas, participábamos en las huelgas. En definitiva, tratando de donde estaba, que era la universidad, mover a este colectivo, el de los universitarios.
P. Eres consciente de que una, dos o cuatro personas no vais a conseguir que el gobierno dimita, es un objetivo casi utópico, entonces ¿qué es realmente lo que estás buscando con esto?
R. Una reacción en la ciudadanía, que la gente despierte, se niegue a seguir aceptando esto. Que nos plantemos ante una situación en la que cada día que nos levantamos nos recortan derechos.
P. ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar?
R. Hasta el punto en el que mi salud pueda correr peligro.
“Cuando sabemos que este gobierno es ilegítimo y no te dan por vías pacíficas el modo de conseguir que el gobierno dimita tenemos la legitimidad de usar la violencia.”
P. En otras declaraciones dijiste que era o la huelga de hambre, o la violencia. ¿A qué te refieres cuando dices “violencia”?
R. El panorama que estamos viviendo, la ilegitimidad de este gobierno, que debería dimitir aunque no lo hará (pues se sabe que han  robado) puede desencadenar en planteamientos violentos. Cuando sabemos que este gobierno es ilegítimo y no te dan por vías pacíficas el modo de conseguir que el gobierno dimita tenemos la legitimidad de usar la violencia. Hay experiencias que demuestran que con la violencia se pueden conseguir cosas que no se consiguen por vías pacíficas, entonces la violencia es una opción que está ahí. En mi caso decidí dar un paso más a los cauces legales como son las manifestaciones pero sin contemplar el uso de la violencia que en principio hay que tratar de evitarlo siempre y lo más adecuado es que los cambios se den desde una lucha pacífica.
P. ¿En tu opinión en algún momento llegaría a ser necesaria la violencia?
R. Es que están usando la violencia contra nosotros, en este caso usar la violencia no sería atacar si no defender. Desde ese punto de vista, sí. Siempre voy a tratar de estar dentro de la lucha pacífica, pero entiendo perfectamente a la gente que me dice que tendríamos que utilizar ya la violencia porque en realidad tenemos legitimidad para echar a esta gente y si no quieren hacerlo por las buenas, tendríamos que hacerlo por las malas,  se están riendo de nuestra lucha pacífica, se están riendo de nuestra paciencia y esto puede degenerar en una explosión social encaminada por la violencia y ellos serán los responsables
“El PP y el PSOE  son como una autopista de dos carriles que nos llevan al mismo lugar.”
P. Parece que el principal partido de la oposición también está implicado en los mismos casos…
R. Quiero dejar claro que cuando digo que estoy en contra del gobierno (para mentes cerradas) no estoy apoyando al PSOE, porque para mí la clase política es miseria democrática, y en este caso el PP y el PSOE  son como una autopista de dos carriles que nos llevan al mismo lugar. Tiene que haber un cambio real en la mentalidad de esta gente. El PSOE tampoco está haciendo nada por la ciudadanía,  ni representan nuestros intereses
P. ¿Se ha puesto en contacto algún político contigo?
R. Sí, algunos días ha estado un concejal de Madrid por parte de Izquierda Unida, es una persona bastante activa en la lucha social, ha estado en varios desahucios para evitarlos. Es político, pero es más un ciudadano activista.
P. ¿Sientes apoyo de la gente?
R. Sí, la verdad es que si siento el apoyo de la gente  y me van comentando como a través de las redes sociales me mandan apoyo, creo que la respuesta está siendo buena que la gente está respondiendo, pero lo que sí que echo de menos  es un apoyo más fuerte en la calle, que la gente saliera a la calle y estuviéramos todos unidos.
P. ¿Volver a un 15M?
R. Sí, la lucha sigue pero nos falta la unión.
P. ¿Has tenido que llegar aquí porque la sociedad ha fallado en algún momento?
R. Sí, en conjunto todos estamos soportando esta situación, en conjunto todos estamos tolerando lo que está pasando y no nos estamos plantando y no estamos diciendo “ya basta”, no estamos diciendo sabemos que sois unos ladrones y os queremos fuera del gobierno porque aunque es utópica la visión de la dimisión del gobierno, en realidad es posible y es posible en la mediad en la que nos unamos a luchar por ello
P. ¿Cuál es la peor situación que has llevado hasta ahora?
R. Lo peor ha sido las veces que me he quedado a dormir aquí por la noche, la gente que venía aquí a molestar, por sus situaciones personales, no lo sé, algunos bebidos, otros algún tipo de trastorno venían aquí a decirnos cosas, algunos bien, otros ya, un poco violentos.
P. ¿Por eso ahora te quedas a dormir en casas?
R. Sí, también por tema de descanso. Uno aguanta varios días sin comer, pero sin dormir, no.
P. ¿Qué sientes cuando otras personas se unen a tu huelga de hambre?
R. Siento mucho ánimo, mucha fuerza y muchas ganas de seguir adelante y voy viendo como esto poco a poco se va moviendo cada vez más  y tengo la esperanza de que pueda seguir adelante y que podamos ser más gente, de verdad unirnos y decir “se acabó”.
P. ¿Te has sentido solo en algún momento?
R. No, desde que llegué aquí, a Sol, no ha pasado un solo minuto en el que haya estado solo, siempre he tenido alguna persona a mi lado y se agradece.
P. Para acabar, después de esto, ¿qué?

R. Después de esto iremos viendo que va sucediendo y veremos a ver lo que la vida trae, dejo que fluya y que venga lo que tenga que venir.

martes, 8 de octubre de 2013

¿Por qué diferenciar?

Soy ciudadana del mundo, europea, española, madrileña y alcalaína. No por ese orden necesariamente, o quizá sí, no sé, no me importa. Lo que si me importa es que soy ciudadana de un mundo injusto, procedo de un continente que llora la perdida de aquellos a los que dio la espalda, mi nación esta plagada de corruptos, mi autonomía está reventando un gran sistema sanitario y en la ciudad en la que nací hay un concejal neonazi. Ya sé que es una visión negativa, porque igualmente podría decir algo bueno de todos los lugares nombrados y de los que me siento parte, pero hoy no puedo. Hoy no, y desde hace unos días tampoco. Estoy enfadada, enfadada con la humanidad, o más bien decepcionada.
Creo firmemente en que una persona no es de una manera u otra por el color de su piel, por su procedencia o por su acento al hablar. Quizá soy yo la loca, pero en mi mundo, los locos son todos aquellos que se creen ciudadanos de primera por ser de un sitio en concreto. Querer multar a alguien por escapar de su pesadilla buscando su sueño en Europa. Es de locos. Pobres  aquellos que creen encontrarlo en una tierra materialista y egoísta. Es de locos. Tratar de delincuente a aquel que solo busca una vida mejor. Es de locos. Mirar para otro lado, no desarrollar políticas de inmigración justas y luego llorar por aquellos que murieron tratando de escapar. Es de locos.
Se aprendieron de memoria el discurso de que todos somos iguales, lo gritaron a los cuatro vientos, pero no lucharon porque fuera verdad, no querían que fuera verdad. Y es que el otro día vi American History X, y no creo que el discurso del nazi protagonista de la película sea muy diferente a lo que algunos piensas y sin embargo, no se atreven a decir en voz alta. Pues yo voy a decirlo bien clarito, lo que pienso. Lo de Lampedusa no fue un accidente, las aguas teñidas de rojo fueron teñidas por aquellos que miraron hacía otro lado, que teniendo en sus manos el poder para cambiar las vidas de aquellos que lo único que hicieron fue nacer en una tierra hostil, no hicieron nada. Sientan vergüenza señores, no se atrevan a llorar porque no tienen derecho. No se atrevan a lamentarse porque no tienen derecho. Y por una puñetera vez, miren a las víctimas, a sus víctimas a los ojos, no con lástima, sino de persona a persona y hagan algo.

martes, 17 de septiembre de 2013

¿Por quéeeeeeeeee?

Son los domingos, que me ponen melancólica, a lo chica de comedia romántica mirando por la ventana viendo las gotas caer, solo que hoy no llueve y me pasé la tarde metida en casa, sufriendo ahora la depresión postvacacional, y una reciente crisis existencial de esas de ¿De dónde vengo y adónde voy? Para alguien que con 8 años tenía claro que iba a hacer el resto de su vida resulta muy complicado no saber por dónde seguir. Pues con toda mi melancolía me he puesto a ver una comedia romántica argentina llamada "Motivos para no enamorarse" y me he enganchado a una bolsa de pipas, porque no había helado de chocolate, claro está. El título de la comedia me venía al pelo, porque como ya he dicho la crisis es existencial, osea se que tiene de todo. Los que se hayan pasado alguna vez por aquí sabrán que soy una romántica empedernida que no cree en el amor. Pues hasta eso me lo empiezo a plantear, ¿y si el amor si existe? Y entonces pienso ¿y si si que existe y yo no lo llego a conocer? O peor aún ¿lo conozco y me vuelvo una de esas estúpidas que renuncian a una brillante carrera profesional por amor?
Ya es martes, y la crisis existencial sigue, serán las hormonas, que a mis 20 años me siguen transformando en una quinceañera de extraños y notables cambios de humor. Será que soy un culo de mal asiento, ya es mi tercer año en el mismo sitio y las caras se han vuelto demasiado familiares, la monotonía, y en el fondo plantearme continuamente las mismas cosas con las mismas personas, me repatea. Volvimos otra vez al bucle repetitivo del que había conseguido escapar cuando llegué a la universidad. Y esa conversación de "el amor nos vuelve vulnerables" "el amor es abrirte en canal y dejar a la otra persona que te destroce por dentro". Hay quien piensa que enamorarse es lo más bonito del  mundo, que puede ser, yo no lo discuto, pero no me gusta que me retuerzan las tripas. A lo mejor es que me las retorcieron de tal manera que siempre llevo un matamoscas en mano para espantar a cualquier mariposa que ose colarse
. ¿Y si ya se colaron de nuevo las malditas? Peguémonos  puñetazos en la tripa hasta que mueran.

viernes, 16 de agosto de 2013

¿Por qué estos sentimientos contradictorios?

Hace mucho que no escribo, pues como ya sabréis los pocos que os pasáis por aquí, realmente escribo para mí, por ello solo escribo cuando me apetece y eso depende mucho de mi estado de ánimo. Suelo escribir cuando estoy muy cabreada, muy feliz o melancólica.Y no sé muy bien el porqué pero hoy, y aunque sea una contradicción estoy de las tres maneras. Con mis recién cumplidos veinte años y aunque dejando atrás la adolescencia, no me siento muy distinta, he de decir que tengo una vida plena, así es, miro a mi alrededor y creo que no podría pedir más, para mí claro, para el mundo de mierda en el que vivo, sí. Por ello lo de los sentimientos contradictorios, soy feliz porque como he dicho en otras ocasiones no tengo razones de peso para no serlo, y más que nada me siento en la obligación moral de serlo, aún así vivo indignada. Hoy mi madre me ha comparado con Mafalda, un personaje perteneciente a la clase media de ideas progresistas y algo revolucionaria, puede ser.Y eso es lo que tenemos las Mafaldas del mundo, que somo felices, pero vivimos indignadas. Me indigna ver como en un país como Egipto masacran a un pueblo, pero desde occidente les reñimos como reñiría una madre, sin más, porque el negocio de las armas nos es muy rentable, así que mientras con la boca decimos una cosa, con la mano damos palmaditas en la espalda animando. Es como lo que hace el PSOE con el tema de los papeles de Bárcenas y el PP, que les dicen con la boca pequeña lo grave de la situación, pero no gritan mucho por si les salpica. Supongo que todos estaréis indignados con este tema, pero para una defensora acérrima de la política como soy, resulta insultante, como ciudadana, como futura politóloga, pero sobre todo como idealista. Lo soy, soy una idealista, desde que empecé a interesarme por la política hace así como 12 años creí de verdad que se podía cambiar el mundo, pero cuando veo y oigo la retahíla de estupideces y mentiras que sueltan por sus boquitas esos  patriotas y defensores de esa gran España, mi sueño se resquebraja. Es como si estuviera durmiendo y soñando el más bonito de los sueños, y al escuchar "fin de la cita" me despertaran con un vaso de agua fría. Sí, porque ese "fin de la cita" aparte de lo que ya sabíamos de nuestro presidente, es decir, que es un incompetente y un mentiroso, nos demuestra, perdón por la expresión, pero no hay otra palabra que lo describa mejor, que es un gilipollas. Un gilipollas que no convence a nadie, y al percatarse de ello saca el tema "Gibraltar" al más puro estilo franquista, con una cortina de humo de manual y en la que todos como borregos hemos caído.
Y a pesar del cabreo que estos temas me despiertan, como habréis podido comprobar, hay uno que aunque no sea tan polémico, ni  tan trascendental, a una feminista convencida como soy, le indigna aun más. Antes de seguir, aclarar una cosa, según la RAE en su segunda acepción dice que el feminismo es el "movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres",aclaro esto porque hay mucho cafre suelto, que al escucharte decir que eres feminista, se indigna diciendo "cómo puedes sentirte orgullosa siendo feminista, es como si yo dijera que soy machista", no querido amigo, lo contrario al machismo es el hembrismo. Y dicho esto voy al meollo de la cuestión. La causa de mi indignación es que recientemente Mireia Belmonte consiguió batir un récord mundial, pero a muchos periodistas les pareció mas interesante el cambio de look de Sergio Ramos. Obviamente el fútbol, después de la mentira, es el deporte nacional, pero de ahí a que no se sepa ni hacer periodismo, hay un trecho. Claro, es un deporte que no es fútbol. y además es una mujer la que lo ha conseguido. Y no conozco el caso del resto del mundo, por lo que no voy a opinar, pero si conozco el caso del deporte femenino español, doblegado a un segundo plano, y me pregunta es ¿por qué? No se me ocurre ninguna respuesta coherente, por eso, por eso me cabreo muchísimo.

jueves, 16 de mayo de 2013

¿Por qué acabar con las cosas buenas?

No recuerdo cuando empezó esta tradición, no podría poner una fecha, lo que si recuerdo es que cada domingo, desde hace mucho tiempo cuando mi padre trae el periódico yo voy directamente a abrir El país semanal, y en sus primeras hojas ahí está PERDONEN QUE NO ME LEVANTE por Maruja Torres. En el primer año de carrera, una profesora nos hizo poner por escrito quien era nuestro periodista de referencia, y allí estuvo ella. Sin darme cuenta aprendí a escribir con sus textos, me sentía completamente identificada y sabía plasmar la rabia, la tristeza o la alegría que los distintos temas que trataba me hacían sentir. Es mi referente, lo es, lo ha sido y lo será. Sin sutilezas, directa, es como el que va a clavar un puñal y lo lleva expuesto desde la puerta de su casa, transparente, pero con arte, con elegancia, con literatura. Una mujer que puede incluir "Sois la hostia" en sus escritos y queda bien. Muchas veces sin darme cuenta he imitado su estilo, no como fisgona, sino como una admiradora de un estilo que se quedó grabado a fuego, en mis pensamientos y en ese lugar donde estén los sentimientos, hay quien dice que están en el corazón, pero yo cuando siento algo lo siento en las tripas, y los textos de Maruja Torres me remueven o me encojen según el caso, eso mismo, las tripas. Cuando he leído la noticia de que "mi diva" dejaba El País o mejor dicho la dejaban a ella he sentido una enorme tristeza, pues en cierto modo es como si me robasen mi comida de Navidad, una pequeña comida de Navidad que llegaba en forma de palabras cada domingo. No he podido evitar acudir a mi baúl de los recuerdos, una caja en la que guardo todo lo que significa algo para mí, desde cartas, recuerdos de viajes, fotos y cómo no, artículos que me han impresionado. Pues allí estaba, Queridos `Ayatobispos´ es uno de los mejores ejemplos para demostrar todo lo que he escrito de ella ahí arriba, es simplemente sublime, lo lees y sientes como la rabia recorre tus venas, como las palabras de esta mujer rebotan en el pensamiento y hacen que te muevas, pues para mí eso es el periodismo, contar historias que remuevan y que muevan a las gentes. No sabía de que fecha era y visitando a mi amigo google resulta que es del 5 de febrero de 2012, aunque ha pasado algún tiempo creo que sigue vigente, es más creo que dada la situación actual me ha removido incluso más que la primera vez que lo leí "me fascina vuestra necesidad de meter baza en los asuntos sexuales de la gente". Pues nada que me han quitado mi caramelo de los domingos, ahora solo queda dormirme la siesta con una peli mala. Que manía tiene la gente últimamente de cargarse las cosas buenas, es como si este mundo de mierda no lo fuese ya lo suficiente. Pero estoy segura de que nos veremos por otros lares Maruja, gracias.

lunes, 13 de mayo de 2013

¿Por qué necesito esa libertad?

Atrapadores de sueños, en este mismo día, hace un año estaba en Santiago de Compostela, tras cinco días de intenso, duro y feliz camino. Desde entonces me lo he repetido una y otra vez, ese camino me cambió la vida, me mostró lo que estaba ahí y no podía ver, no estoy hablando de fe religiosa ni mucho menos. Estoy hablando de que pase lo que pase "yo puedo". Hice el camino para tomar decisiones, que aún hoy no he tomado. Estoy convencida de que ahora sería un buen momento para volver, el momento perfecto diría yo. Y digo esto porque aunque me empeñe en guardar los miedos en un cajón, a veces estos enseñan las patitas y me abaten. Quizá es solo que estoy de exámenes, quizá es que me siento algo perdida, sinceramente no sé que es, pero creo que necesito perderme para poder encontrarme y que entre estas cuatro paredes no puedo conseguirlo.
Añorar la sensación de respirar, de sentir, de soñar, de no pensar en ¿y si?, añoranza de  libertad.

martes, 9 de abril de 2013

¿Por qué hoy me siento triste?

No sé si es porque últimamente estoy algo más sensible o porque este hombre marcó un antes y un después en mi forma de pensar, pero esta mañana al enterarme de su fallecimiento no he podido evitar que un trocito de mí se estremeciera y una pizca de agua salada brotara de mis ojos, no quiero escribir un drama, pero ya sabéis que este blog es mi refugio y no tenía más remedio que venir aquí y contar la profunda lástima que hoy siento. Sinceramente, con los últimos personajes que han muerto recientemente no he sentido ninguna pena, siento ser brusca, pero es así, yo soy así, las únicas veces que demuestro sentimientos que no siento son cuando estoy encima del escenario.

Creo que guardo bastante estima a este hombre no solo por ser mi inspiración, sino porque en parte me recordaba a mi abuelo, sí, una de esas personas que cuando hablaba los demás callaban, porque es lo que se debe hacer cuando el que habla está diciendo algo mucho más interesante de lo que tú podrás decir en toda tu vida. Ese hombre no era sabio, era sabiduría, ese hombre no era bueno, era bondad. Ese hombre fue la inspiración de muchos durante toda su longeva vida, hasta el último momento. Con un prólogo suyo consiguió que yo, que empezaba a dar tumbos ya por el mundo de la no resignación, me indignara, me indignara de verdad. 96 años entregados a hacer del mundo, un mundo mejor. Y hoy que no estas, el mundo, sin duda, es un poquito peor.

Me hiciste ver lo verdaderamente importante de la vida con Salvatore Roncone, me hiciste llorar con su muerte y ahora me haces llorar con la tuya. Hasta siempre Sampedro.

jueves, 4 de abril de 2013

¿Por qué volvieron mis musas?

Llevaba mucho tiempo sin escribir, y esta vez no ha sido solo por falta de tiempo, era más bien una falta de musas. Hace poco comprendí que realmente no escribo para los demás, escribo para mí. Es una forma de encontrarme a mi misma y de poner mis ideas en orden, y si a su vez encuentro algo de reconocimiento, pues siempre gusta. Lo que decía, últimamente las musas no han rondado por mi vida, hasta que hace poco llegó, o más bien volvió a llegar un libro a mis manos, La elegancia del erizo de Muriel Barbery. Este libro me lo regaló un viejo amigo hace tiempo y cuando me lo empecé a leer me pareció el libro más aburrido y horrible del mundo por lo que lo abandoné a medio camino sin ningún remordimiento, pero por casualidades de la vida en una clase universitaria, bastante inspiradora, la profesora nos trajo un extracto de este libro para que reflexionáramos. Era extraño, pues lo que estaba leyendo no tenía nada que ver con la abominable obra que yo recordaba, más bien me resultó completamente inspiradora, una musa se me apareció en ese mismo momento. Y un nuevo amigo me dijo, yo creo que ese libro si que te podría gustar, debe ser que ya me van conociendo. Así que cuando estas vacaciones elegí un libro para llevarme como acompañante en mi viaje a Lisboa y lo vi en mi estantería, no lo dude. He de reconocer que todavía no lo he terminado, pero las musas han vuelto a mi vida y me daba un poco de miedo esperar y dejarlas que se fueran, así que hoy que tengo la inspiración al nivel de los dioses del Olimpo y la necesidad imperiosa de hacerlo, me he puesto a escribir. Quise buscarle una explicación a por qué una cosa que me resultaba tan horrenda, ahora me parecía de lo más interesante, y dado que soy una persona bastante cuadriculada no se trataba de una cuestión de cambio de gustos, la clave estaba en que ahora era capaz de entenderlo y en su día no. Es curioso porque ahora que soy capaz de entenderlo es el momento de mi vida en que me he dado cuenta de todas las cosas que no sé, y sin embargo por aquella época me sentía por así decirlo, una persona muy inteligente, no es que mi ego haya disminuido, ni mucho menos, seguramente la seguridad en mi misma es ahora bastante más fuerte que entonces. Pero, ¿sabéis qué? Cuanto más sé, más me doy cuenta de lo poco que sé, y entiendo cada vez más esa frase socrática de "Sólo sé que no sé nada". Parece mentira, pero leer este libro, o más bien el ser capaz de leer este libro me ha hecho poder ver distintos conceptos que había en mi cabeza unidos como una tela de araña, pero que sin embargo era incapaz de ver. Uno de esos conceptos es que en un taller de animación a la lectura (el porqué de mi presencia en un taller de animación a la lectura es una historia larga que no viene al caso) me contaron que cada libro tiene un momento en la vida para ser leído, y si te obligas a leerlo antes de tiempo seguramente hará que lo odies, cuando retomé La elegancia del erizo comprendí a la perfección lo que aquel hombre quería decir. Por otra parte es curioso, uno de los personajes protagonistas de la obra es una niña de 12 años de una inteligencia prodigiosa, es algo pedante, repipí y altanera y sin embargo no puedo dejar de sentirme identificada con ella, y no porque a los 12 años yo tuviera una inteligencia prodigiosa, quién sabe, en el fondo a lo mejor siempre he sido algo pedante, repipí y altanera. Pero en un intento de autocompasión y de intentar pensar que en realidad no soy todas esas cosas me dí cuenta que en muchas ocasiones nos sentimos identificados con los personajes de lo que leemos o vemos, y si te fijas a tu alrededor a todos nos pasa y si vas un poco más allá,  hay mucha gente que no tiene nada que ver contigo y que sin embargo se siente muy identificado con el mismo personaje que tú, y en ese momento la otra pieza del puzzle encajó, es decir, que comprendí otro de los conceptos que rondaban por mi cabeza sin conexión alguna con el resto. Este concepto tiene algo más que ver con mi directora de teatro y la obra que estoy representando. Mi personaje es una mujer bastante dura, sin embargo, mi directora no paraba de repetirme que no podía ser tan brusca al representarlo que podía ser borde, pero que los personajes tenían que caer bien. Pues la verdad es que en ese momento no lo entendí muy bien, pero tras lo que os he contado antes (lo de sentirnos identificados con los personajes), lo vi claro, nos sentimos identificados con ellos porque aunque sean apestosamente idiotas están escritos para que nos caigan bien, y todos en el fondo buscamos vernos reflejados en el otro, ¿y quién mejor que alguien que nos cae bien?    

viernes, 11 de enero de 2013

¿Por qué tan pocos escrúpulos?

Me paso la vida defendiendo a la política, mi gran amor, sin embargo entiendo perfectamente a quienes la odian, pues es difícil separar a la política de los políticos. Mi gran amor ha sido ultrajado por una larga lista de personajes sin escrúpulos que buscan enriquecerse a través de ella. ¿Dónde ha quedado la política como vocación, la política como un acto de servicio al bien común, como un alto sentido de la responsabilidad, como un deseo de mejorar las cosas? Ya escribí hace un tiempo una entrada en la que sentía la obligación de defender a esta ciencia, pero viendo el percal no me ha quedado más remedio que volver a salir en su defensa, pues defenderla es para mí una obligación.  Políticos que se oponen a la Ley de transparencia, políticos que privatizan la sanidad y luego se lucran gracias a su privatización, políticos que no dan la cara, políticos que destrozan nuestro medio para sacar beneficio personal, políticos que atentan contra la libertad, que quieren "regular" el derecho de manifestación y regalan indultos como el que le da un caramelo a un niño, políticos que se olvidan de la separación de poderes y menosprecian la democracia, corrupción, insensatez, falta de entrega... Pero eso no es política, son políticos, y no todos, no caigamos en decir que todos son iguales porque no es así, hay quien todavía cree, defiende y actúa acorde con lo que es la política. Todo esto no es más que un punto de inflexión, un volver a empezar, un momento de renovación, demos al reset y hagamos política haciendo honor a la misma.