jueves, 28 de abril de 2011

¿Por qué tanto conformismo?


Atrapadores de sueños, hoy siento entre rabia, decepción y una pequeña sensación de que todo esto tampoco me extraña tanto. Tengo 17 años y una vida por delante, una vida en la que quiero hacer de todo, pero lo que más quiero es romper con la norma, cambiar el mundo, no ser una más que paso por aquí y que dejó todo tal y como estaba (como estaba de mal digo).
Siempre pensé que era algo diferente a los demás, pero que en el fondo no tanto, que en realidad todos queremos que las cosas cambien, que este mundo se vuelva algo más justo, pero resulta que no, que soy un bicho raro, un bicho raro inconformista. No pretendo que los demás piensen como yo, ni mucho menos, no tengo el poder ni la razón absoluta, tampoco lo pretendo, pero me parece muy triste que gente de mi edad lo de ya todo por perdido. No se le puede echar la culpa a los demás de lo que pasa si tú no has movido un sólo dedo para intentar cambiarlo. Un sólo grano de arena no hace nada, pero el conjunto de todos ellos forman la playa. Quizá como siempre me quejo mucho, pero en realidad no hago nada, pero por lo menos sueño y sueño algo diferente. No me creo que todos tengamos que ser iguales, no me creo que lo máximo que pueda hacer en la vida sea casarme, tener hijos y ganar dinero; no me lo creo porque no quiero creérmelo y porque estoy segura de que hay algo más, de que en este mundo no estamos para la simple función de reproducirnos y acumular cosas. Hay una canción que dice algo así como "tus acciones te definen". Sé que yo sola no puedo, que no puedo pretender que este mundo, en el que crezco cada día un poco más y en el que toda nuestra felicidad se basa en las cosas que tenemos, cambie de pronto y comprenda que eso no nos hace felices. Por poner un ejemplo sencillo, me voy de compras y según llego a mi casa estoy muy contenta por toda la ropa nueva que tengo, pero a los dos días no es más que ropa acumulada en el armario que dentro de otros dos me dejará de gustar. Las cosas materiales nos hacen felices durante un período muy corto, al fin y al cabo lo único que necesitamos es un pequeño espacio donde vivir, y a nuestra gente, el resto sobra, y cuando comprendamos eso, todos podremos tener ese pequeño espacio donde vivir y a ese gente alrededor nuestra, porque eso es lo justo que todos tengamos un poquito y no que unos poquitos lo tengan todo. Sí, quizá es muy utópico y admito que a mí también se me olvida esto cuando estoy en un centro comercial (aunque también he de admitir que en este sentido he cambiado bastante), pero si no lo intentamos nosotros quien lo va a hacer, nosotros somos el futuro, dejemos de echar balones fuera y pensar que esto no es nuestra culpa, porque si lo es, porque para que nosotros vivamos de esta manera otros ni si quieran pueden vivir.
Quien sabe, igual dentro de unos años termino casada, con hijos y una gran casa, no lo sé pero seguro que cuando me mire en el espejo esta chica de 17 años de hoy que estará ahí dentro mañana de mí le dirá: "tú tenías que cambiar el mundo". Sinceramente espero no volverme una conformista, seguir soñando toda mi vida, conseguir un cambio por pequeño que sea.
Y lo siento pero me parece muy estúpido y muy triste que con mi edad no se sueñe.

miércoles, 6 de abril de 2011

¿Por qué esos modelos?


Atrapadores de sueños, hace tiempo quería hablar sobre algo, pero me parecía que era un tema del que había reflexionar bastante antes de ponerme a escribir, y últimamente no tengo ni tiempo para eso (para reflexionar), a dos meses de la maldita (si, maldita) PAU, ya no disfruto ni de lo que me gusta, parece que todo se han vuelto obligaciones, hasta lo que hacía para desconectar se convierte ahora en una responsabilidad.
El caso es que hoy quiero hablaros de algo, y lo hago precisamente hoy porque es un tema que hemos hablado en clase, y que por un corto período de tiempo me lo han dejado para hacer eso que me encanta, ya sabéis, reflexionar.
Vivimos en un mundo en el que se imponen unos valores y unas metas que si se piensan con la cabeza fría es para replantearte seriamente, ¿qué es la locura?, porque con esta forma de pensar me parece a mí que aquí, al que más al que menos se le ha ido completamente la cabeza. ¿En qué momento el tener un físico el cual se consigue muchas veces dejando de comer se convirtió en un modelo? Señores les recuerdo que un modelo, es algo a seguir, por llamarlo de otra manera, un ejemplo.
Vivimos en una sociedad en la que se mira antes la foto, que la formación, en la que para representar la inserción laboral de la mujer en un libro de 2º de bachillerato aparecen tres modelos vestidas con falditas de tubo. ¿A qué estúpido se le ocurrió colocar "eso" en "ese lugar"? Teniendo en cuenta que eso lo ven chicos y chicas adolescentes que están justo en esa edad en la que todo afecta más y en la que se buscan más que nunca esos canones, pero que más da, están "muy buenas" y quedaban bien para adornar vuestro librito de texto. Siento si soy demasiado directa, pero es que hay temas que sinceramente me tocan la moral.
Cada día se descubren numerosos casos de bulimia y anorexia a nuestro alrededor. Son personas que en su mayoría son muy auto exigentes y si, también se exigen el estar extremadamente delgadas y en parte es porque en esta sociedad se vende que la perfección incluye la delgadez. Se prefiere una cara bonita y amargada que una sonrisa de dientes torcidos.
Es muy fácil acusar a estas personas, y decir que no las entendemos, pero hay que pararse a pensar en lo que están pasando, ¿hasta qué punto pueden llegar sus obsesiones y complejos como para dejar de comer?, y en el momento que aceptan tener la enfermedad, ¿cómo soportar el conflicto personal entre saber que si no comes te vas a morir pero eres incapaz de hacerlo?
Diseñadores, tiendas de ropa, publicistas y gente en general que critica a los demás sin ninguna razón; haced un favor al mundo y PENSAD.