martes, 20 de diciembre de 2011

¿Por qué no una democracia directa?


Atrapadores de sueños, me estoy volviendo un poco politóloga y últimamente reflexiono sobre estas cosas y es que en mis apuntes, los cuales no me llevan a una conclusión clara (porque entre otras cosas creo que hay una gran diversidad de opiniones al respecto), aparece la diferenciación entre democracia directa y democracia representativa. Para dar una explicación breve y sencilla digamos que la democracia representativa es la que tenemos nosotros, en la que votamos a unos representantes y ellos toman las decisiones en nuestro nombre; por otro lado la democracia directa sería aquella que se daba en la Antigua Grecia en la que los ciudadanos de forma directa tomaban las decisiones referentes al Estado.
En mi opinión y sin hacer un análisis exhaustivo digamos que me decantaría por la democracia directa, porque (a mi parecer) es en realidad la forma en la que se ejercería el derecho democrático de cada ciudadano, no tomaría una sola decisión cada cuatro años, sino que lo haría continuamente, tomando las decisiones que marcarían los cauces de su vida. Sin embargo, aquí tengo que poner la nota amarga, es decir, que en teoría esto suena muy bonito pero, ¿y en la práctica?, ¿cuántos ciudadanos estarían dispuestos a votar ciertas propuestas, que sé yo, una vez a la semana? Teniendo en cuenta que ya nos cuesta ir a votar una vez cada cuatro años. Aunque ante este argumento tendría que decir que muchas de las personas que no van a votar alegan no estar de acuerdo con ninguno de los posibles representantes. Otra de las razones por las que creo que en la práctica no sería tan buena idea esto de la democracia directa es la preparación de los ciudadanos, con esto quiero decir que no todos los ciudadanos tienen los suficientes conocimientos para tomar ciertas decisiones que pueden ser cruciales a la hora de la verdad. Yo misma en ciertos temas me siento, como se dice comúnmente, un poco pez; y no sé si sabría tomar la opción correcta. Aunque también he de decir que visto lo visto tampoco es que los políticos que hemos tenido hayan tomado las decisiones más extraordinarias.
Sin embargo, y aunque la opción de la democracia directa tiene sus lagunas, sigo creyendo que la democracia representativa tiene sus océanos, digamos que eso de que yo deposité mi confianza en alguien en un momento dado y con eso ya pueda hacer lo que le dé la gana como que "no me va".
Si a mí me dieran la opción de inventar una democracia (bueno eso de inventar es un poco valiente, digo yo que algún lumbreras lo habrá pensado antes), "inventaría" la democracia "represendirecta". A parte del palabro este que acabo de poner, para darle un poco de color a la narración, lo que quiero decir es que haría un cómputo de las dos opciones. Seguiría realizando elecciones, en la que los ciudadanos elegirían a sus representantes, pero esos representantes tendrían por obligación que realizar referéndums en las cuestiones más relevantes, como las que atañen a la Constitución o a la base del Estado del Bienestar, a parte de esto, se realizarían encuestas periódicas que fueran realmente representativas y que se tuvieran en cuenta a la hora de tomar decisiones.
Pero tenemos una democracia en la que un señor que ha recibido menos del 50% de los votos tiene un poder absoluto en los próximos 4 años para poder hacer lo que quiera. Porque ya lo de la ley electoral es caso aparte para comentarlo en otro momento.
¿Y vosotros que preferís: democracia directa, representativa o "represendirecta"?

domingo, 4 de diciembre de 2011

¿Por qué son invisibles?


Hoy quiero ser su voz, ponerme en su lugar, intentar sentir lo que sienten... imposible. No se puede, todos en alguna ocasión nos hemos sentido invisibles, pero, ¿durante cuánto tiempo? Ellos son invisibles cada día desde que despiertan hasta que duermen, invisibles a los ojos de los demás, como piedras en el camino, de las que simplemente te desvías para no tropezar, pero no son nada más que eso, un obstáculo al caminar.
Sin embargo, son personas, como tú, como yo... que un día tuvieron familia, amigos, un hogar... pero ya no, ahora no tienen nada, ya sólo les queda una manta y un cartón, el cual es su hogar, su cama, sus pertenencias más valoradas, .., no hay más. Miran desde abajo, los demás corremos, miramos escaparates, luces, intentamos no tropezar con ellos, en ocasiones leemos el principio de sus carteles, pero llevamos demasiada prisa o tenemos pocas ganas para leerlos por completo. Nos sentimos en un escalón superior, ni siquiera un escalón, nos sentimos de otro mundo, a veces sentimos pena, otras veces miedo, pero nunca sentimos lo que ellos sienten, lo he intentado, pero... imposible. Lo peor de todo es que creemos que ellos solos se lo han buscado, no sé si habrá algún caso, pero no lo creo, no creo que esa sea la causa. Lo que si que creo es que a cualquiera nos puede pasar, vernos en la calle y no tener nada, no tener a nadie, un cúmulo de circunstancias, un cúmulo de infortunios y pum... desapareces de este mundo y entras en el suyo. Y ahí es cuando empiezas a mirar desde abajo, ahí es cuando el mundo se para, y es la gente la que se mueve, has perdido el tren, y nadie esta allí para ayudarte, para tenderte la mano, ahora eres invisible. Creo que hay que hacer algo, nadie debería ser invisible, pero otra vez la pregunta de siempre: ¿Cómo?

viernes, 18 de noviembre de 2011

¿Por qué todo va bien?

Un día leí que en época de mentira universal decir la verdad es un acto revolucionario, hoy quiero modificar esa frase y decir que en época de crisis universal ser positiva es un acto revolucionario. Y hoy me siento más positiva que nunca. Mi vida ha dado un giro de 180º, y tengo la sensación de que todo lo que tenía pensado de antemano, todo lo ya estaba decidido hace años, todas esas ideas que tenía tan claras se han vuelto borrosas y confusas. Hay ciertas cosas que no cambian, soy de esas idealistas que piensan que las personas algún día seremos capaces de reflexionar y pensar detenidamente donde nos hemos metido, y en ese momento llegará el cambio, el cambio que muchos estamos esperando. Sin embargo, a parte de todo esto, no sé que pensar, no sé en que creer, no sé que hacer, no sé donde irá mi vida, no sé que haré cuando terminé la carrera (lo cierto es que todos esos planes anticipados que tenía desde los 8 años duraban hasta este momento, a partir de ahora ya no tengo planes provisionados), pero, ¿sabéis qué? ME DA IGUAL. Sí, no me importa donde me llevará el mañana, no me importa si me equivoco en mis decisiones, no me importa si los ejes sobre los que sostenía mis ideas y mis fundamentos se desmoronan, no me importa... porque a pesar de no saber a donde voy, o realmente no saber a donde vamos todos en general, a pesar de no saber muy bien lo que quiero, a pesar de no tener planeado que haré el día de mañana, a pesar de todo eso y más... soy feliz, muy feliz. Estoy donde quiero estar, con quiero estar y como quiero estar. Es esa sensación de "esto es lo que buscaba".


El domingo se celebran las primeras elecciones en las que puedo votar, y todavía no tengo ni idea de a quien votar (y eso que pensaba que a estas alturas ya lo tendría decidido), el problema no encuentro a nadie que realmente me represente, quizá ni si quiera yo soy capaz a día de hoy de representarme, pero ese no es el caso ahora mismo, la cosa es que he estado informandome sobre partidos minoritarios ya que entre los partidos mayoritarios me parece que no hay demasiada diferencia y que no han hecho las cosas bien, pero la cosa es que, entre los partidos minoritarios tampoco encuentro nada con lo que pueda decir "esto es lo que busacaba".
Esto lo escribí hace unos días. sin embargo estaba incompleto y no podía publicarlo, al final con mil dudas me decidí a votar, fue un momento especial para mí aunque creo que daría igual a quien hubiese votado que no me habría terminado de convencer del todo.
En cuanto a los resultados de las elecciones, es una larga historia, que intentaré comentar dentro de poco. Espero no dejar que pase tanto tiempo entre una entrada y otra...

viernes, 7 de octubre de 2011

¿Por qué no actuar?


Atrapadores de sueños, si de algo me ha servido la universidad es para darme cuenta de hasta que punto llega mi estupidez, y hasta que punto siento que muchas de las personas que tengo a mi alrededor conocen temas que yo pensaba que sólo me interesaban a mí y que resulta que en realidad no tengo ni idea sobre ellos y que los demás si.
Me he limitado a soñar, ayer alguien me dijo que el problema de los jóvenes era que se limitaban a soñar pero no actuaban. Sin embargo, yo sigo aquí con mi eterna pregunta: ¿cómo? Eso es, ¿cómo debo actuar?, ¿a quien debo seguir?, sobre todo cuando no hay nadie que me convezca. No sé, a lo mejor soy una mal pensada, y también porque me he dado cuenta de que en realidad no tengo ni idea de nada, es por lo que no me creo nada de nadie. Me parece a mí, que aquí todos intentan venderme una idea, que en teoría suena maravillosa, pero que en la práctica no lo es tanto (eso si llega a ponerse en práctica). ¿A quien creer si ya no sé ni en que creer? ¿Hasta que punto llegan las mentiras en la búsqueda de poder? ¿No somos en realidad unas marionetas del sistema que representan una función meramente de entretenimiento una vez cada 4 años? Me siento manipulada, engañada, defraudada... Y aunque estoy segura que algún día haré cosas grandes, necesito un guía, algo a lo que aferrarme, algo en lo que creer, sin embargo, miro a mi alrededor y sólo veo manipulación por todas partes. Existen muchos con los que no comparto ideas (esos ya quedan descartados), existen otros pocos con lo que si comparto ideas, pero tengo la sensación, que digo, es algo mucho más grande que una sensación de que aquí ya nadie sigue sus principios, aquí sólo nos movemos por conveniencia.
Por el momento estoy yo, soñando, siempre soñando, con un mundo en el que la buena calidad de vida de unos no sea a costa de la vida de otros, en un mundo en el que el "tener" no suponga el principio de nuestra existencia, en un mundo en el que acumular cosas no sea nuestro único fin. El problema es que no quiero que sean meros sueños, el problema es que deseo actuar de una vez por todas, el problema una vez más es el cómo, o mejor dicho: ¿CON QUIÉN?.

lunes, 12 de septiembre de 2011

¿Por qué...?


No sé si escribir sobre el odio, la des-personificación, la decepción o la ilusión. Sé que todas estas palabras no tienen mucho en común, pero son cosas que han rondado mi cabeza en las últimas horas, no todas ellas son sentimientos que me han invadido, pero si que he podido ver, escuchar o sentir por parte de otros.
Ayer, en uno de mis programas favoritos (salvados, de Jordi Évole), pude ver una entrevista a una persona que había sido preso de Guantánamo, y afirmaba que los americanos de una forma u otra pagarían por lo que estaban haciendo, el odio se sentía con fuerza en sus palabras, en su expresión, en su mirada; daba miedo. ¿Somos capaces los humanos de sentir tanto odio para llegar a desear la muerte de una nación?, y mejor aún, ¿qué narices le hicieron a ese hombre para que sienta tanto odio en esa que llaman la tierra de la libertad? No excuso que alguien pueda querer exterminar a un país, a un país en el que tengo a grandes amigos, pero no puedo evitar pensar que tiene que haber una razón (aunque no tenga sentido) para que ese hombre sienta eso. El odio es cegador y tiene sed de venganza, no entiende de razonamientos, ni distingue a inocentes. El odio no se olvida, y la gente que lo siente no perdona, por eso daba miedo, porque el odio es una caja de Pandora, una vez que se abre, no hay manera de pararlo.
Mientras escuchaba la entrevista no podía evitar pensar que yo no sería capaz de no recriminar a ese hombre y decirle que no está bien lo que desea, pero resulta que un buen periodista cuando trabaja debe dejar de ser persona para convertirse en una máquina que mira, escucha y difunde la información que le llega. No sé si esto se aprende con el tiempo, la experiencia o la gente impulsiva como yo no seremos capaces de dejar a la persona que llevamos dentro en casa, y tendremos que soltar todos lo que sentimos y pensamos por la boca (con sus correspondientes consecuencias, teniendo en cuenta la profesión que he elegido).
Dejando a un lado el odio, quiero hablaros de la decepción, y es que a veces esperamos mucho de otras personas, esperamos cosas que seguramente nosotros tampoco seríamos capaces de dar, pero nos montamos nuestra propia película, y cuando los planes no salen como esperabas, y los demás no responden como tu querías, te embriaga ese pequeño sentimiento, que se coloca en tu estómago y te corta la respiración por un minuto (porque para mi por mucho que digan, las cosas no se sienten en el corazón si no en las tripas), lo bueno que saco de todo esto, es que las personas que más quiero nunca me han decepcionado, por eso esa sensación sólo me duró un minuto, y me sirve para saber que la próxima vez debo andar mas espabilada.
Ahora sí atrapadores de sueños, si hay un sentimiento que he notado con fuerza y durante más de un minuto es... la ilusión, la ilusión que se siente cuando sabes que has acertado en tu elección, que por una vez en tu vida estas seguro de que no estás perdiendo el tiempo en cosas que no te interesan lo más mínimo, la ilusión que se siente al estar un pasito más cerca de tus sueños.

sábado, 3 de septiembre de 2011

¿Por qué vivir de los recuerdos?


Atrapadores de sueños, lo he estado pensando y sí, lo hago continuamente, idealizo mi pasado, y con él, las personas que estaban allí presentes. Muchas veces echo de menos (lo que sea) y simplemente porque sólo soy capaz de acordarme de las cosas buenas, que por una parte es positivo, pero por otro lado es lo peor que puedes hacer. Es en ese momento en el que dices ya esta bien, no lo soporto o simplemente NO TE SOPORTO, un día más así y mato a alguien, y tomas la decisión de no volver a ver a esa persona o no volver a hacer tal cosa. Pero resulta que con el tiempo no recuerdas porque no le soportabas, que era lo que hacía (o lo que no hacía) que provocaba que la vena de tu cuello se hinchara. Y aquí estoy, una vez más, intentando recordar porque deje pasar ciertas oportunidades, y porque en ese momento me pareció sin duda lo más acertado y ahora no me parece tan claro. Sé que la respuesta es sencilla, simplemente sólo recuerdo los pequeños detalles, aquellos que fueron muy escasos, pero que parecían especiales. Creo que justo en este momento es hora de hacer "borrón y cuenta nueva", he empezado la universidad, estoy conociendo gente nueva, parece que esto pinta muy bien, ahora sólo falta hacerme mi huequecito, hacer de todo esto que es nuevo para mí, mi sitio.

martes, 23 de agosto de 2011

¿Por qué me aburro?


Parece que todo mi verano fue increíble, pero ahora pasado ya mi cumpleaños y esos viajes que esperaba con tantas ganas, todo vuelve a convertirse en rutina y no hay cosa que más odie que la rutina. Señores, me aburro, me aburro como hace tiempo que no me aburría.
Mi vida últimamente se resume en dormir, mirar la tele y el ordenador, leer algún libro, ir al gimnasio y dar una vuelta por la plaza con mis amigos. Son ese tipo de cosas que he echado de menos durante el año, porque estaba tan estresada que no tenía tiempo de hacer nada, pero debe ser que soy masoca y que no sé estar sin hacer nada. He de reconocer que soy una chica de ciudad, me encantan las grandes aglomeraciones, el asfalto, y las prisas. No me gusta esta sensación de estar perdiendo el tiempo, y todo lo que me parece que podría ser entretenido, cuesta dinero, el cual no tengo. Y me siento mal porque no tengo el mínimo derecho a quejarme, ¿qué?, ¿me quejo porque no tengo nada que hacer, porque es verano y estoy de vacaciones?, realmente quien lo esté leyendo tiene todo el derecho a pensar que me merezco una gran colleja. Pero soy así, un culo de mal asiento, y me dan ganas de gritar bien fuerte, irme corriendo algún sitio lejos de aquí, me siento encerrada. Y no sé si os ha pasado alguna vez, pero es que me levanto hasta de mala leche, pensando "otro día igual". No sé, espero que cuando empiece la universidad mi vida cambie un poco, si en realidad soy feliz, pero necesito algo que me motive, algo que me saque de esta rutina que me está matando.
Creo que en realidad lo que me molesta, es que son las ferias de la ciudad en la que vivo, y el año pasado a estas alturas estaba de viaje en Barcelona, y después llegue aquí, y tuve unas fiestas de lo más entretenidas, pero este año no está saliendo nada como lo había planeado y creo que eso es realmente lo que me fastidia, no me gusta que me desbarajusten los planes. Siento de verdad estar siendo tan quejica, sinceramente no es de las entradas más entretenidas, divertidas o de un tema candente que he escrito, pero es que en estos momentos sólo hay una frase repitiéndose continuamente en mi cabeza: "ME ABURRO".
Alguna idea entretenida que no cueste dinero atrapadores de sueños...

sábado, 13 de agosto de 2011

¿Por qué soy feliz?


Hace dos días fue mi 18 cumpleaños, el cual simplemente fue perfecto, no podía pedir nada más. Bueno pues un día antes de este día me fui a la calle con mi libreta y escribí esto:

"Hacía tiempo que quería hacer lo que estoy haciendo justo ahora, salir a la calle, sentarme en un banco, ponerme mi música y escribir; notar el olor a lavanda de los jardines de la avenida principal de mi barrio. Creo que no lo había hecho antes porque sabía que mi madre me miraría raro, cosa que he hecho, seguro que ahora está pensando que he quedado con algún chico. Pero no, aquí estoy, muy muy relajada, y lo he hecho precisamente hoy porque es el último día en el que voy a ser menor de edad (pufff), no me lo creo ni yo, ahora todo lo que haga, diga o lo que sea que tenga que ver conmigo será única y exclusivamente mi responsabilidad. Hoy es mi último día de poder delinquir sin miedo a represalias, aunque bueno mi espíritu rebelde nunca ha ido por esos lares, no voy a empezar precisamente hoy.
Va a resultar verdad eso que dicen los mayores de que el tiempo pasa muy rápido, parece que fue ayer mismo cuando escribía en mi blog que mis 17 serían un buen año, y no me equivocaba, creo que no hay nada de todo lo que me he propuesto este año que no haya conseguido. Ha sido un año de mucho esfuerzo, eso sí, pero ha merecido la pena porque estoy en la carrera que quiero; he tenido tres viajes increíbles, he conocido a gente muy interesante y he aprendido muchas cosas de las importantes, de esas que espero no olvidar. Gracias a todas esas personas que han estado este año conmigo porque han hecho que sea lo que todo el mundo desea ser, simplemente muy feliz. Y ahora empieza una etapa totalmente diferente para mí, nueva edad, nuevas responsabilidades, nuevos lugares, nuevas personas; aunque eso sí espero que la niña que todavía sigo siendo muy de vez en cuando se guarde un pedacito dentro de mí, porque mamá, a ti no es a la única que le da pena que me haga mayor"
Pues esto es todo atrapadores de sueños, y si este año es una cuarta parte de lo bueno que ha sido el pasado puedo estar muy contenta.

domingo, 7 de agosto de 2011

¿Por qué despertar de este sueño?


Acabo de llegar de hasta el momento las mejores vacaciones de mi vida, he estado aislada del mundo real durante un semana, y aunque llevaba preparada mi libreta porque pensaba que en esa ciudad flotante en la que he vivido durante una semana podría relajarme y escribir, no ha sido así, había demasiadas cosas divertidas que hacer, que cuando volviera no podría realizar. Y aquí, sabiendo de verdad que es una depresión post-vacacional, nadie me deja animalitos hechos con toallas encima de la cama antes de dormir, no veo chicos guapos a todas horas, no puedo ir a espectáculos de los grandes, hacer surf en simuladores o pedir "diet cokes" gratis con mi "seapass".
Y ahora de vuelta me encuentro con el mismo panorama de siempre, mi rutina de cada día. Bueno que estoy diciendo hay algunas novedades de las que no me había enterado, resulta que al final las primeras elecciones en las que voy a poder votar se han adelantado, y sigo sin tener ni idea de a quien votar. Había uno que me convencía un poco pero que resulta que esta haciendo cosas que van totalmente en contra de mis principios, y luego hay otro que no me gustaba nada y que me sigue gustando lo mismo, y para rematar hay unos cuantos otros que antes me gustaban pero que después de las elecciones autonómicas apoyaron a los que no me gustan nada, así que ahora tengo unos cuantos meses menos para elegir cual es que me disgusta un poco menos, estupendo...
Además me he enterado al llegar que el otro día en la puerta del Sol se liaron a palos con un grupo de persona que se manifestaban pacíficamente defendiendo unos derechos e ideales que yo misma comparto, me encanta la pseudodemocracia ésta en la que vivimos.
Y para colmo dentro de unos días viene a España el mayor representante de la Iglesia Católica, hasta ahí todo bien, pero resulta que su visita la tenemos que pagar entre todos los españoles, que debe ser que para eso si tenemos dinero, (ahora si que no entiendo lo de los recortes en la sanidad). Que yo no me meto en que venga o deje de venir este señor, que me parece estupendo, yo sólo digo que quien quiera peces que se moje el culo, es decir, que lo pagué quien quiera que venga, o si no que se haga un viajecito al Vaticano, que según esta la situación no estamos para visitantes tan caros.
Y dicho esto, me quiero ir, vivir en esa burbuja en la que este mundo no me parecía un asco, y no sentía esa responsabilidad continua de cambiar las cosas!

miércoles, 20 de julio de 2011

¿Por qué pensé en este momento?


Hace exactamente 2 años, 1 mes y 20 días que empecé a escribir este blog. Cuando escribí mi primera entrada se me ocurrieron dos cosas: escribiría dos entradas más y me cansaría o llegaría un día como hoy, un día en el que puedo estar un pasito más cerca de mis sueños y es que hoy, 20 de julio de 2011, he sido aceptada en la facultad de ciencias sociales y jurídicas de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid para estudiar el doble grado en ciencia política, gestión pública y periodismo.
La verdad es que lo del periodismo lo había tenido siempre claro, ya sabéis por ese empecé con todo esto y lo de la política también, sin embargo, no pensé en estudiarla como tal, pero cuando descubrí que existía la opción de estudiar los dos grados a la vez supe que estaba hecho para mí.

Y lo cuento aquí porque entre esas dos cosas que podían pasar cuando empecé con todo esto, pasó la segunda, y por aquel entonces ya pensé en este momento, exactamente en lo que estoy viviendo ahora, pensé si lo consigo, si consigo entrar en la carrera que quiero. lo escribiré aquí. Ya han pasado dos años; y no, esto no se ha quedado en escribir dos entradas y olvidarlo. Este blog se ha convertido en mi libreta de viaje, en mi acompañante, en mi confesor, en uno de mis indispensables, por eso necesitaba compartir con él, y con todos los que de vez en cuando os pasáis por aquí que aquí estoy dispuesta a todo, a luchar por lo que de verdad quiero.
Sigo escuchando las voces que me dicen que eso del periodismo esta fatal, que no hay trabajo, pero ya hace tiempo que para mí se convirtieron en murmullos. Por supuesto que me da miedo, el terminar y no conseguir trabajo, pero es lo que deseo y mi sueño desde hace mucho tiempo. Sé que de amor y de sueños no se vive, pero si de esfuerzo y de trabajo y sinceramente creo que todo merece la pena. Tuve mis dudas, tenía derecho a tenerlas no se puede saber lo que quieres para el resto de tu vida en todo momento,pero ya se disiparon y ahora sé lo que quiero. Quiero cambiar el mundo y quiero contar la verdad, algo que no se estila demasiado últimamente. Hace poco leí una frase que decía así: "En tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario", y ya sabéis atrapadores de sueños que soy una revolucionaria!

viernes, 8 de julio de 2011

¿Por qué respirar?


Me siento rara, de siempre tuve pánico a las alturas, sin embargo, no puedo alejarme de esta terraza de un noveno piso con vistas al mar, la casa está llena de gente, pero yo aquí estoy sola, puedo notar el aire entrando por mis pulmones, puedo escuchar el romper de las olas, hasta puedo sentir su brisa, puedo guardar todo lo que siento en mi memoria para que cuando llegue a Madrid pueda plasmarlo en mi ordenador. En Madrid, ese hermoso lugar, en el que julio se hace un mes insoportable y que tiene de todo menos lo que ahora puedo ver con gran nitidez, la playa. Necesitaba esto, lo necesitaba de verdad, escapar, dejar de pensar, dejar de medir los pasos que doy,dejar de tener el máximo cuidado al andar por miedo a tropezarme porque no tenía ni tiempo para tropezarme.
Aprendí que las cosas se deben hacer por uno mismo, sin pensar en los juicios de los demás, sin pensar que la espera por alguien puede dar su recompensa. Necesitaba tiempo y me lo dí, necesitaba concentración y me la dí, necesitaba esperar y esperé y ahora que necesito locura y despreocupación me doy locura y despreocupación porque la vida es muy corta y con el tiempo aprendes que hay ciertas cosas que no merecen tu tiempo.
Llega alguien, adiós a "mi momento soledad", ahora toca charla algo filosófica sobre la vida en general, sobre el futuro, y unas cuantas risas, todavía puedo oír el romper de las olas y mejor, aún tengo tiempo de escuchar mi respiración, calmada, tranquila, serena, con ganas de disfrutar, con ganas de dejar de pensar y de comerse el mundo. Este es el verano del cambio, la puerta hacía una nueva vida, un momento de decir "hasta siempre" y "hola" a unos cuantos desconocidos.
Tengo ganas de lo nuevo, espero que todo lo vivido me haya enseñado, bueno mejor dicho que lo haya aprendido, porque quiero disfrutar cada segundo, quiero vivir, soñar, reír, caminar, correr, besar, amar, sentir, seguir aprendido, quiero hacer de todo, quiero tener tiempo para todo pero sobre todo para... respirar.

jueves, 9 de junio de 2011

¿Por qué todo ha acabado?


Hoy recogía mis apuntes, mis bolis, mi mochila y mis libros, entre ellos encontraba notas, canciones recomendadas, películas que no he tenido tiempo de ver. Mientras recogía todo eso me daba la impresión de que también recogía una parte de mí, una parte de mi vida. Ha sido un curso duro, las cosas no han sido fáciles, el tiempo libre ha sido escaso y lo de relajarme ha sido impensable, un día después, con la selectividad ya hecha no cambiaría nada de este año.
Quizá nunca antes había estudiado tanto, nunca antes había sentido tanto estrés, mi vida social la he dejado un poco aparte, pero la experiencia ha sido increíble, sin lugar a dudas porque estaba rodeada de unas personas geniales, una clase en la que eramos trece (sí 13), pero trece amigos, en la que mis profesores se han convertido en un apoyo incondicional, en mi guía, he de decir que no han sido unos profesores como los demás. Gracias, por estar siempre atentos de nosotros, por no dar clase y punto, por preocuparos, por desear que se cumplan nuestros sueños y por ser simplemente los mejores.
Llevo mucho tiempo deseando cambiar de aires, salir del colegio e ir a la universidad y sin embargo, ahora que estoy sólo a un pasito siento terror, de no saber lo que me voy a encontrar y de abandonar la protección de mi colegio, ese que odie con todas mis fuerzas cuando entré y al que ahora me quiero aferrar, no quiero salir de esta burbuja. Me gustaría poder alargar esto unos mesecitos más y poder quedarme con esos detalles que a veces se me escapaban, que no apreciaba, y sin embargo ahora sé que echaré de menos.
Voy a echar de menos la mesa de cris, esa que tenía dos horarios, el suyo y el de ceci, voy a echar de menos el tablón de "llamalo X" que se terminó convirtiendo en "dí una cagada o una frase que suene mal fuera de contexto y acabará ahí", voy a echar de menos el corcho literario en el que sólo ponía cosas la tutora, voy a echar de menos hasta la pelotita esa de gomaespuma que siempre acababa dándome en la cabeza, voy a echar de menos las partidas de pocker de los chicos y salir a la defensa de algún niño inocente cuando veíamos que se metían con él por la ventana, voy a echar de menos el reloj azul de la pizarra, ese que corría tanto en los recreos y se quedaba parado en las clases. Pero sobre todas las cosas voy a echar de menos al inquieto, a mi amigo el ricitos, al galán, al de espartales, al que suelta sabiduría por la boca, al calité, a la hippie estresada, a la nuera de la de economía, a la potrillo, a la melenas, a la del mal genio y gran corazón, a mi petarda, al de los paluegos, a la de los taconazos, al de las visicitudes, a la que nos animaba, a la incentivada, a la que confundía los horarios, al del perro pulgoso, a la que siempre estaba deseando hacer cosas para todos y a todas esas personas que han pasado por nuestra clase ya sea como alumnos o profesores; A todos MIL GRACIAS por cuatro años maravillosos.

domingo, 22 de mayo de 2011

Porque por fin nos movemos!!!


Sabéis atrapadores de sueños, llevo unos cuantos días sin escribir y no sólo porque dentro de muy poquito tengo la PAU y he estado estudiando para los últimos exámenes de bachillerato, que por cierto han salido muy bien, el caso es que el motivo real por el que no he escrito ha sido porque he estado quejándome de todas las cosas que me suelo quejar por aquí, pero con mucha gente más.
POR FIN, siempre me he sentido un poco inútil en este aspecto, tenía muchas ideas, muchas ganas de hacer cosas, de cambiar las cosas, pero no sabía por donde empezar y no me sentía capaz de hacerlo sola. Pero ya no, resulta que hay mucha más gente por ahí deseando cambiar el mundo, frenar esta noria que va a ninguna parte pero que deja a muchos fuera.
Puedo decir que personalmente no tengo nada por lo que quejarme, gracias a mis circunstancias puedo vivir bien, más que bien, pero hay mucha gente que no. Hace poco en una entrada dije que un sólo grano de arena no hace nada, pero muchos forman la playa, pues hablando de playas hay una bien grande en la puerta del sol, y otras cuantas repartidas por todo el mundo, incluida Alcalá de Henares, en la he podido ser participe.
He descubierto lo que es de verdad la democracia, un grupo de personas en un círculo con un megáfono, que pasa por todos, que cuando alguien habla los demás escuchan, todos hablan, todos escuchan.
No hagáis caso a aquellos que quieran transformar lo que está pasando, no hay un doble fondo, no hay una mentira, sólo es gente, gente corriente como tú, como yo, con ganas de cambiar las cosas, con ganas de que se dejen de reír de nosotros, con ganas de democracia.
Sin duda alguna, ha sido una de las experiencias más especiales de mi vida, esto algún día saldrá en los libros de historia, quizá no se consiga nada, pero ya si que no se podrá decir aquello de no se intentó.
Me da rabia los que lo desechan o porque no saben de lo que va o porque simplemente ya se han rendido, las cosas no se consiguen en un abrir y cerrar de ojos, hay que luchar, luchar mucho, porque no somos cuatro perroflautas (que también los hay y olé por ellos), somo gente diferente que busca cosas diferentes, pero que al fin y al cabo queremos ser felices y ser eso PERSONAS.
Esto no acaba aquí, queda mucho por hacer, mucho por decir y mucho por cambiar. Señores políticos, se les acabó el chollo, ahora van a tener que trabajar.
¿QUIÉN HABLABA DE GENERACIÓN PERDIDA?

martes, 10 de mayo de 2011

¿Por qué tantos recuerdos?


Sabéis atrapadores de sueños, hace tiempo leí en un libro que “no hay nunca un porqué para un recuerdo, llega de repente, así sin pedir permiso. Y nunca sabes cuando se marchará. Lo único que sabes es que lamentablemente volverá”.Aunque estoy de acuerdo creo que muchas veces los recuerdos tienen una razón, un porqué, ¿cuál?, el de recordarnos que no somos dioses, que por mucho que pensemos que todo esta olvidado, tan sólo es una mentira, una mentira que nos hemos repetimos un millón de veces hasta que nos la hemos creído.
Pero un día escuchas esa canción, esa maldita canción que te pone el vello de punta, que hace que vuelvas a sentir escalofríos. Ves una foto, una maldita foto, y te das cuenta de que no, de que no lo has conseguido. Analizas todo una y otra vez, en que momento todo cambió, en que momento fallaste, pero da igual, eso ya lo has hecho muchas veces, y si en su día no encontraste una razón de peso que volviera las cosas lógicas no la vas a encontrar ahora.
Un día oí en una voz en off de una serie que “mentimos porque la verdadera verdad duele”, yo no tengo voz en off, simplemente una cabecita que no para de darle vueltas a todo y este blog que sería lo más parecido a ello, pero si mi vida fuera una película y hubiese voz en off diría algo así como: “pequeña a pesar de los malditas canciones y las malditas fotos eres feliz, y eso… eso es lo que importa”. Un momento, ¿qué estoy diciendo?, yo lo tengo todo superadísimo…

jueves, 28 de abril de 2011

¿Por qué tanto conformismo?


Atrapadores de sueños, hoy siento entre rabia, decepción y una pequeña sensación de que todo esto tampoco me extraña tanto. Tengo 17 años y una vida por delante, una vida en la que quiero hacer de todo, pero lo que más quiero es romper con la norma, cambiar el mundo, no ser una más que paso por aquí y que dejó todo tal y como estaba (como estaba de mal digo).
Siempre pensé que era algo diferente a los demás, pero que en el fondo no tanto, que en realidad todos queremos que las cosas cambien, que este mundo se vuelva algo más justo, pero resulta que no, que soy un bicho raro, un bicho raro inconformista. No pretendo que los demás piensen como yo, ni mucho menos, no tengo el poder ni la razón absoluta, tampoco lo pretendo, pero me parece muy triste que gente de mi edad lo de ya todo por perdido. No se le puede echar la culpa a los demás de lo que pasa si tú no has movido un sólo dedo para intentar cambiarlo. Un sólo grano de arena no hace nada, pero el conjunto de todos ellos forman la playa. Quizá como siempre me quejo mucho, pero en realidad no hago nada, pero por lo menos sueño y sueño algo diferente. No me creo que todos tengamos que ser iguales, no me creo que lo máximo que pueda hacer en la vida sea casarme, tener hijos y ganar dinero; no me lo creo porque no quiero creérmelo y porque estoy segura de que hay algo más, de que en este mundo no estamos para la simple función de reproducirnos y acumular cosas. Hay una canción que dice algo así como "tus acciones te definen". Sé que yo sola no puedo, que no puedo pretender que este mundo, en el que crezco cada día un poco más y en el que toda nuestra felicidad se basa en las cosas que tenemos, cambie de pronto y comprenda que eso no nos hace felices. Por poner un ejemplo sencillo, me voy de compras y según llego a mi casa estoy muy contenta por toda la ropa nueva que tengo, pero a los dos días no es más que ropa acumulada en el armario que dentro de otros dos me dejará de gustar. Las cosas materiales nos hacen felices durante un período muy corto, al fin y al cabo lo único que necesitamos es un pequeño espacio donde vivir, y a nuestra gente, el resto sobra, y cuando comprendamos eso, todos podremos tener ese pequeño espacio donde vivir y a ese gente alrededor nuestra, porque eso es lo justo que todos tengamos un poquito y no que unos poquitos lo tengan todo. Sí, quizá es muy utópico y admito que a mí también se me olvida esto cuando estoy en un centro comercial (aunque también he de admitir que en este sentido he cambiado bastante), pero si no lo intentamos nosotros quien lo va a hacer, nosotros somos el futuro, dejemos de echar balones fuera y pensar que esto no es nuestra culpa, porque si lo es, porque para que nosotros vivamos de esta manera otros ni si quieran pueden vivir.
Quien sabe, igual dentro de unos años termino casada, con hijos y una gran casa, no lo sé pero seguro que cuando me mire en el espejo esta chica de 17 años de hoy que estará ahí dentro mañana de mí le dirá: "tú tenías que cambiar el mundo". Sinceramente espero no volverme una conformista, seguir soñando toda mi vida, conseguir un cambio por pequeño que sea.
Y lo siento pero me parece muy estúpido y muy triste que con mi edad no se sueñe.

miércoles, 6 de abril de 2011

¿Por qué esos modelos?


Atrapadores de sueños, hace tiempo quería hablar sobre algo, pero me parecía que era un tema del que había reflexionar bastante antes de ponerme a escribir, y últimamente no tengo ni tiempo para eso (para reflexionar), a dos meses de la maldita (si, maldita) PAU, ya no disfruto ni de lo que me gusta, parece que todo se han vuelto obligaciones, hasta lo que hacía para desconectar se convierte ahora en una responsabilidad.
El caso es que hoy quiero hablaros de algo, y lo hago precisamente hoy porque es un tema que hemos hablado en clase, y que por un corto período de tiempo me lo han dejado para hacer eso que me encanta, ya sabéis, reflexionar.
Vivimos en un mundo en el que se imponen unos valores y unas metas que si se piensan con la cabeza fría es para replantearte seriamente, ¿qué es la locura?, porque con esta forma de pensar me parece a mí que aquí, al que más al que menos se le ha ido completamente la cabeza. ¿En qué momento el tener un físico el cual se consigue muchas veces dejando de comer se convirtió en un modelo? Señores les recuerdo que un modelo, es algo a seguir, por llamarlo de otra manera, un ejemplo.
Vivimos en una sociedad en la que se mira antes la foto, que la formación, en la que para representar la inserción laboral de la mujer en un libro de 2º de bachillerato aparecen tres modelos vestidas con falditas de tubo. ¿A qué estúpido se le ocurrió colocar "eso" en "ese lugar"? Teniendo en cuenta que eso lo ven chicos y chicas adolescentes que están justo en esa edad en la que todo afecta más y en la que se buscan más que nunca esos canones, pero que más da, están "muy buenas" y quedaban bien para adornar vuestro librito de texto. Siento si soy demasiado directa, pero es que hay temas que sinceramente me tocan la moral.
Cada día se descubren numerosos casos de bulimia y anorexia a nuestro alrededor. Son personas que en su mayoría son muy auto exigentes y si, también se exigen el estar extremadamente delgadas y en parte es porque en esta sociedad se vende que la perfección incluye la delgadez. Se prefiere una cara bonita y amargada que una sonrisa de dientes torcidos.
Es muy fácil acusar a estas personas, y decir que no las entendemos, pero hay que pararse a pensar en lo que están pasando, ¿hasta qué punto pueden llegar sus obsesiones y complejos como para dejar de comer?, y en el momento que aceptan tener la enfermedad, ¿cómo soportar el conflicto personal entre saber que si no comes te vas a morir pero eres incapaz de hacerlo?
Diseñadores, tiendas de ropa, publicistas y gente en general que critica a los demás sin ninguna razón; haced un favor al mundo y PENSAD.

martes, 29 de marzo de 2011

¿Por qué no me doy cuenta?


Atrapadores de sueños, me he dado cuenta de que soy una gran estúpida, si, tengo que reconocerlo. Tengo una manía increíble de perder el tiempo con quien no lo merece. Y en ese tiempo me he olvidado sin darme cuenta de dedicarlo a quien realmente lo necesita y quien realmente lo merece. Como ya dije en una entrada anterior me cuesta mucho decir lo que siento, por eso me es más fácil decirlo por aquí.
Primero a mis indispensables, deciros que siento haber estado tan despistada, que a veces estoy como en otro mundo y no me entero de las cosas. Lo siento de verdad, siento no haber estado ahí como debería, siento dar importancia y aburriros con cosas que no la tenían y no haberos escuchado lo suficiente.
La gente dice que me asusto con mucha facilidad y sin duda alguna es porque siempre estoy con la cabeza en otra parte. El otro día alguien me dijo que intentara concentrarme en los pasos que daba, es decir, que pensara en el presente apartando a un lado mis recuerdos y evitando imaginar lo que iba a pasar; pero me es imposible, al tercer paso ya estoy en mi mundo otra vez y me he cansado de ser así. Mucho querer ayudar al mundo y no me he dado cuenta de que había gente muy cerca de mí que me necesitaba, y es por culpa de este despiste y esta desconexión. Quizá sea una consecuencia de mi necesidad de crearme una barrera, me quise proteger tanto de la gente que pensaba que me podía hacer daño, que me aislé hasta de los que estaban ahí tendiéndome su mano.
Lo siento de verdad y gracias. Ahora me he propuesto una cosa más, voy a cuidaros mucho, entre otras cosas porque ya me habéis cuidado vosotros durante mucho tiempo

jueves, 24 de marzo de 2011

¿Por qué tanto orgullo?


Romántica, no, no creo que nadie pueda referirse a mí de ese modo. Aunque creo que en el fondo lo soy y mucho, pero no se me da bien eso de lanzarme en los brazos de nadie, soy de declaraciones en casos extremos y últimos momentos, el resto del tiempo prefiero callármelo. Tengo la costumbre de decir siempre todo lo que pienso pero jamás lo que siento. Soy de las que dice con mas facilidad no quiero volver a verte que te echo de menos. Nunca dije te amo, pero si muchos "que asco me das" aunque no fuera cierto. No sé si realmente es por orgullo o simplemente una forma de protección. No me gusta ir de la mano por la calle porque es como decirle al mundo "es mio y soy tuya" y no me gusta la sensación de pertenecer a nadie, o quizá es el simple hecho de no querer hacerme ilusiones porque ello implica sentimientos y dentro de los sentimientos está el dolor. Igual es una actitud muy cobarde y luego me quejo cuando no me salen las cosas, aunque seguramente sea yo misma las que me las auto destruyo antes de sentir que "he caído". Creo que es una mezcla de inseguridad y de miedo y de pensar "¿cómo voy a ser yo si mírala a ella?". Para poder querer a alguien, primero hay que quererse a uno mismo, y aunque de cara a la galería soy la persona con más amor propio del mundo, en realidad no hay nada más lejos de la realidad (valga la redundancia).
Cariñosa, no, eso tampoco creo que sea un calificativo para mí, tampoco creo que sea super arisca pero en este aspecto si que me gusta guardar mi espacio y compartirlo con muy pocas personas, no soy de las que verás dando abrazos a todas horas, a veces me gustaría ser un poco más así, pero no me sale. No soy de las que suele decir cosas bonitas, es más, cuanto más quiero a una persona, más me cuesta. Así que ten claro que si me escuchas llamarte idiota o algo por estilo es porque me importas.
Siento soltaros este rollo un poco sentimental, pero necesitaba desahogarme, se me da mejor escribir estas cosas que decirlas. Y si me permitís, os daré un consejo (un poco de madre), en asuntos del corazón haced todo lo contrario a lo que hago yo.

domingo, 20 de marzo de 2011

¿Por qué nos aferramos al tener?


Hace poco me empecé a leer un libro llamado "¿tener o ser?" el cual te explica la diferencia entre las personas que viven en la forma del ser y del tener, esto es fácil aunque suene un poco raro. Las personas que viven en la forma de tener son aquellas que basan su felicidad en las que cosas que poseen, hasta toman a los demás como si fueran sus pertenencias (MIS amigos, MI novi@...), cosa que hacemos todos o casi todos, he de decir. Este tipo de personas nunca van a ser felices ya que siempre habrá cosas mejores que puedan poseer, intentando así maximizar su propio ego. Sin embargo, las personas que viven en la forma de ser son aquellas que disfrutan de las experiencias, que no necesitan ver a las personas como su pertenencia personal, si no que disfrutan de su compañía, estas personas si pueden alcanzar la felicidad porque teniendo sus necesidades básicas cubiertas (eso sí) no necesitan alimentar su ego con posesiones, ni si quiera necesitan su ego, son felices con las experiencias que viven.
Llevo un tiempo pensando en ello, está claro que yo pertenezco al primer grupo, he de reconocer que me encanta ir de compras, que soy bastante celosa con las personas que quiero, que soy una persona muy orgullosa y aunque a todos nos cueste reconocerlo, siempre intento inflar mi propio ego.
Y es cierto viviendo así no somos capaces de alcanzar la felicidad, siempre va a ver algo que no podamos conseguir, una persona con la que sólo podamos compartir experiencias, que no quiera formar parte de nuestra gama de "posesiones".
¿Y cómo hacerlo?, ¿cómo dejar de sentir la necesidad de poseer el mayor número de cosas?, ¿cómo dejar a un lado nuestro orgullo para poder compartir las experiencias más bonitas con los demás?, ¿cómo pensar menos en lo que tenemos y más en lo que somos si vivimos en una sociedad que nos inculca desde pequeños aquello de "tanto tienes, tanto vales"?
Creo que estoy en ese período de la vida en el que toca tomar demasiadas decisiones, en el que te das cuenta de que hay que hacer muchas cosas, en el que me siento agobiada por todo aquello que me siento en la obligación de hacer y no se cómo, en el que me gustaría ayudar pero no sé ni por donde empezar, o sé por quien pero no se deja. Nací con el maldito lastre de la responsabilidad y aunque también por ello me siento especial, a veces me gustaría ser un poco como esas personas que no piensan demasiado, que siguen a la masa, y no se plantean nada más allá. Pero no, yo sigo con mi cabecita que va dando saltos de un lado a otro y que para todo se plantea está preguntas: ¿CÓMO? ¿POR QUÉ? y sobre todo, ¿EL QUÉ?

lunes, 14 de marzo de 2011

¿Por qué todo está patas arriba?


Cuando eres joven y estas a punto de tomar ciertas decisiones importantes que marcarán el resto de tu vida te paras a plantearte muchas cosas y sobre todo te paras a mirar el mundo que te rodea. Y cuando miras detenidamente y sales de esa burbuja en la que estamos encerrados los niños de este llamado "primer mundo", te das cuenta de que el resto no es tan bonito como tú te creías e intentas reflexionar porque está así.
Ves un mundo en el que el desequilibrio es tal que mientras unos se dan masajes con oro, otros no tienen para comer, en un mundo en el que países que siempre han estado oprimidos por un régimen que no eligieron comienzan a levantarse, y un mundo que azota con grandes catástrofes naturales las cuales hacen que nos empecemos a preguntar: ¿por qué? ¿Y si este planeta al que llevamos años maltratando ha decidido que ya es hora de dejar hacerlo?, ¿y si la Tierra está haciendo su propia homeostasis?
Y ahora nos quedan dos opciones, a éstos a los que ahora nos toca elegir; o como muchos, tiramos la toalla porque pensamos que vivimos en un mundo que no merece la pena donde triunfan los que no deben y donde parece que todo se está desmoronando; o como unos pocos, decidimos tirar para adelante y cambiar este mundo que hemos heredado.

miércoles, 9 de marzo de 2011

¿Por qué es tan difícil?


Hace mucho tiempo, tomé la decisión irrevocable de cambiar el mundo, pero desde que la tomé no he movido un dedo por hacerlo. Me siento hipócrita porque no sigo ni los mismo ideales que defiendo, pero no porque no quiera es porque no sé como empezar a hacerlo. Me siento desinformada, creo que nos están contando continuamente una gran mentira, que nos ocultan la verdad, que vivimos en nuestra burbuja, en nuestra vida ideal. Pero para mí no es eso, mi sueño no es casarme, tener dos niños, vivir en un chalé y conducir un buen coche, ya vivo en ese tipo de familia, y si, soy muy feliz, pero no es lo que yo busco en mi futuro.
Yo busco poder hacer algo por los demás, poder cambiarlo todo, poder sentir que hecho algo de verdad, poder sentir que no soy una niña de papá que ha conseguido lo que quería porque estaba en el sitio adecuado. Quiero darle las mismas oportunidades que yo he tenido, tengo y tendré a personas que no corren la misma suerte por el simple hecho de nacer en un lugar distinto al mío. Llámame inocente o ignorante si quieres, pero me acabo de enterar de que todas las "ayudas humanitarias" que se dan a otros países se cobran y con intereses. ¿En serio?,¿en qué mundo vivimos? En un mundo en el que para que unos tengamos cosas que ni si quiera necesitamos, otros se mueren de hambre; en un mundo en el que el egoísmo y el propio interés prima por encima de todo; en un mundo en el que algunos defienden que se cobren esos intereses porque ese dinero ha salido de "nuestro trabajo". Parémonos un poquito a pensar en lo que decimos, igual es que esas personas no tienen la oportunidad de conseguir un trabajo, igual esas personas no tienen un plato que llevarse a la boca, igual sus hijos están muriendo porque ni si quiera pueden ponerse una vacuna; pero tenéis razón que tonta soy. Hay que cobrarles los intereses que si no, no tengo para mi tele de plasma y mis dos coches, es cierto, además, ¿para qué les vamos ayudar?, para que resurjan y se conviertan en competencia. Que razón tenéis, es mucho mejor así, sigamos como estamos, venga pisémosles más, que todavía parece que respiran...
Ahora yo sigo aquí,esperando a no sé que, a ver cual es el momento correcto para actuar,o mejor dicho para averiguar cual es la forma correcta de actuar. He perdido mucho tiempo preocupándome de cosas que no tenían importancia, pero ahora llega lo más difícil... preocuparme por cosas que si la tienen.

miércoles, 23 de febrero de 2011

¿Por qué el mundo se levanta?


23 de Febrero, una fecha un tanto especial... ¿y si las cosas no hubieran sucedido como sucedieron?, ¿y si ahora estuviéramos como todos esos países que se levantan hartos de ser una herramienta de un régimen que no eligieron? Es muy fácil mirar las cosas con el paso del tiempo y la lejanía, teniendo la sensación de que todo está bien. Me da rabia pensar que hay muchos otros que no corrieron la misma suerte que nosotros, que los que vivieron hace algo más de 30 años en España y los que viven ahora en esos países gobernados por alguien quien decidió gorbernar sin preguntar a nadie tuvieron y tienen que soportar la humillación, la falta de libertad y la pobreza viendo enriquecerse a otros a costa suya. Ya está bien, levántense porque tienen todo el derecho a hacerlo, ha llegado la hora de luchar por vuestros derechos, de acabar con esos tiranos que se creen por encima del bien y del mal y como dice el refrán "a cada cerdo le llega su san martín" y ahora a vosotros los tiranos os ha llegado el vuestro.
Y a vosotros o nosotros como lo queramos llamar países desarrollados os toca actuar, no vale decir "ey señor dictador, deje a su pueblo hablar"; no estoy diciendo que montéis una guerra ni mucho menos (estoy totalmente en contra de ellas), pero no vale haber estado beneficiándose de esos pueblos reprimidos y ahora pedirles a los dictadores con la boca pequeña que escuchen a sus ciudadanos porque en el fondo preferís que sigan bajo su mano, tenéis miedo de que llegue una oleada de emigración masiva a nuestros países. Es cierto que la cosa es complicada, pero aquí nos estamos hablando de países o de fronteras, estamos hablando de PERSONAS.
Yo he tenido la suerte de nacer en un país en el que hace ya unos cuantos años un día como este se evito que tuviéramos un régimen con el suyo, y si, he podido tener gobernadores nefastos, pero han sido elegidos por todos, y hemos podido expresar nuestras quejas cuando hemos querido y ese es un derecho que por el mero hecho de ser persona deberíamos tener todos.
Atrapadores de sueños, ahora me dirijo a los que estáis ahí luchando por lo que queréis, estoy segura de que lo vais a conseguir.

domingo, 13 de febrero de 2011

¿Por qué hacer daño gratuitamente?


Sabéis atrapadores de sueños, hay algo que no soporto en esta vida, y sin duda alguna es la gente que busca hacer daño a los demás sin ningún motivo.
Muchas veces nos fijamos en las grandes atrocidades que se han cometido en la historia de la humanidad pero no nos paramos a mirar lo que tenemos alrededor. Es esa clase de personas que disfruta metiéndose con los demás, empujando hacía abajo a los que tiene alrededor para sobresalir. Más que rabia, este tipo de gente me da pena, ya que no tienen ningún tipo de personalidad, que tan pronto van de progres, como de pijos, como de nazis, como de comunistas o hippies; simplemente siguiendo a los demás, a "su gente". O directamente encabezando unos ideales en los que ni si quiera creen, escondiendo bajo ese escudo de niño malo a un niñato acomplejado, incapaz de enfrentarse a la vida, incapaz de quererse, incapaz de ser él mismo por miedo a lo que opinen los demás.
Y en ese camino por el que andan les da igual a quien se llevan por delante, les importa cero el daño que puedan causar, porque insultando a los demás se creen intocables, aunque luego vayan llorando a mamá, aunque lo que hacen con su grupito no se atreverían en la vida a hacerlo cuando están solos.
He visto a piedras por la calle con más personalidad que la vuestra, y en el fondo estáis muy SOLOS, y lo sabéis y lo peor de todo es que cuando tengáis un problema esos "amigotes" no van a estar ahí para levantaros; pero da igual porque seguís apartando de vuestro lado a las personas que os quieren ayudar. Os pensáis que sabéis de todo, que los que son diferentes a vosotros no valen, pero es que la ignorancia es tan osada...
Atrapadores de sueños, desde hace mucho tiempo me propuse cambiar este mundo, pero hace muy poco que me dí cuenta que no hace falta que me vaya muy lejos, que ese tipo de gente que necesitan que les digas dos cosas bien dichas están más cerca de lo que me pensaba.

miércoles, 2 de febrero de 2011

¿Por qué renunciar al amor?


¡Hola atrapadores de sueños! Hace tiempo decidí huir del amor, no para siempre, pero si durante un tiempo, el suficientemente largo para hacer todo aquello que quiero hacer y que creo que en ese estado de atontamiento y despiste llamado amor no podría conseguirlo. Decidí centrarme en mis estudios ya que es un año duro y no quiero renunciar a muchas otras cosas que son imprescindibles en mi vida y que me dejan el tiempo justo para sacar unas buenas notas, así que eso del amor no cabe en mis planes.
Dicen que no se puede elegir el momento, que eso llega sin avisar pero para mí o en mi opinión si que se puede evitar, cuando empiezo a ver que la cosa me afecta demasiado salgo por la otra puerta, algunos me tachan de fría, no creo que sea así, simplemente soy práctica. Quizá es por eso mismo, porque no soy nada fría y las cosas me suelen afectar demasiado, es por lo que no quiero estropear algo que puede marcar mi vida por un enamoramiento adolescente.
Pensé que esto era algo que había decidido yo sola porque quizá soy demasiado racional pero no, hace poco me leí el Fedón escrito por Platón en el que relata los momentos previos a la muerte de Sócrates y como éste les aconseja a sus discípulos y amigos que se alejen de las necesidades del cuerpo para cultivar su alma y así alcanzar el saber. Es cierto que una vida de contemplación del alma puede ser muy aburrida, pero si que es cierto que la mayoría de las veces nos dejamos llevar por las pasiones y sentimiento sin pararnos a reflexionar, a pensar, a saber quienes somos en realidad. Pues este año es ese, el de dedicarme a conocerme, el de buscar respuestas, el de saber quien soy, el de preparar mi futuro y para ello necesito alejarme de todas esas cosas que me despisten; aunque conociéndome un poquito suena todo tan utópico, teniendo en cuenta que soy una persona que actúa por impulsos, que cuando quiero algo voy a por ello, que cuando algo me gusta de verdad nadie me para; quizá sea el momento de reposar, de pensar con la cabeza fría.
También hace poco comencé a leerme un libro de Erich Fromm, un psicoanalista del siglo pasado, quien en su libro El arte de amar (el cual no es un manual para conquistar a la persona de tus sueños ni mucho menos) describe el amor como una necesidad del hombre para no sentirse sólo, una respuesta a la propia existencia humana que busca a su vez la individualidad, pero rechaza la separatidad. A lo mejor es un concepto un tanto complejo pero si es cierto que muchas veces buscamos el amor, buscando en realidad la sensación de compañía, de no sentirnos solos. También cuenta que las personas al sentirnos enamoradas tendemos a sentirnos más cómodos en la sociedad y ese estado de "atontamiento" hace que las personas se vuelvan más conformistas y no se enfrenten a esa sociedad, por eso el ideal de pareja estable, trabajo, casa y niños.
¿Y si en realidad el amor no es más que un conjunto de sustancias químicas y hormonas junto a una sociedad que nos indica que eso es "lo que vale"? ¿Y si el amor no fuera tan necesario y en realidad las cosas funcionarían mejor si no nos dejáramos llevar por él? ¿O por el contrario es el complemento perfecto para convertirnos en personas plenas? Para mí que aunque soy un poco de letras me gusta ponerle nota a todo, digamos que mi vida sin estar enamorada es un 8, estando enamorada y siendo correspondida un 10, estando enamorada y sin ser correspondida un -100, ¿merece la pena correr el riesgo?, pues en el fondo creo que sí, pero no en este momento.

domingo, 23 de enero de 2011

¿Por qué disfruto tanto?


Atrapadores de sueños! Ayer fue un día de esos grandes, de los que dices esto, todo esto que llaman vida merece la pena. Me subí encima de ese escenario e hice lo que más me gusta: TEATRO. Los nervíos, la tensión, el trabajo mereció la pena cuando al salir estaba toda esa gente que me aprecia para darme un aplauso. Y en esos momentos es cuando te das cuenta de que tienes que luchar, que tienes que ir a por todas, cuando quieres algo de verdad no vale tirar la toalla. Convertirte en alguien que no eres, sacar todo lo que llevas dentro para sentirte como una dulce doña Inés, un personaje que me parece tan lejano y sin embargo en el fondo tan real en mi propia vida es simplemente mágico. Y después cuando bajas eres otra vez tú, con distintos objetivos a los de doña Inés, con distintos miedos y con distintas alegrías, pero un pedacito de esa niña inocente se queda en tí, ¿quién no ha tenido la duda entre el deber y el querer?
Una amiga después de verme me preguntó: ¿y entonces qué, teatro o periodismo?, y yo dije ¡teatro!, y sin embargo ahora estoy escribiendo aquí todo lo que paso ayer por el simple hecho de que lo necesito, así que ahora si que lo tengo claro, voy hacerlo todo. ¿Qué es complicado? si, pero nadie dijo que la vida fuera fácil, y a mí cuanto más difícil sea algo más me gusta. Llamadme complicada pero sinceramente lo hecho y lo fácil es tan aburrido...
A todos mis compis de teatro... SOMOS UNA PIÑA!, y a todos los que vinieron a verme... MIL GRACIAS!