lunes, 27 de diciembre de 2010

¿Por qué un repaso?


Queridos atrapasueños, nos encontramos en la recta final, si, en la recta final de una década, hoy es el último lunes del año. Cada año me pongo a repasar las vivencias de esos 365 días que han pasado, pero en el 2010 toca hacer un repaso aún más grande. Empecé esta década (aunque en realidad esta década acabó en el 2009 me parece mejor hacer el balance al final del 2010) con 7 años por lo que la mayoría de mis recuerdos comienzan también con ella. En sus inicios pensábamos que se acabaría el mundo por eso de que también empezaba un milenio y aquí seguimos diez años después, años antes pensé que para el 2000 habría coches voladores pero por ahora no he visto ninguno (aunque creo que están en tránsito).
En esta década han ocurrido numerosos sucesos que pasarán a la historia, algunos que sería mejor no recordar como los atentados del 11-S o el 11-M, el prestige,la guerra de Iraq, catástrofes naturales, fallecimiento de importantes figuras, la gripe A, una grave crisis económica, pero otros que son para enmarcar (aunque más por sus significado que por sus consecuencias reales) como el desciframiento del genoma humano, numerosos avances tecnológicos, elección de un presidente negro en EE.UU., vicepresidencia de una mujer en España, España ganó la eurocopa y el mundial, numerosos triunfos deportivos... Muchísimas cosas, que con el paso del tiempo podré contar a los más pequeños y decir aquello de "yo eso lo viví".
Señores yo me manifesté contra los atentados del 11-M, yo sufrí la gripe A (que la verdad no fue para tanto), yo vi ganar la elecciones a Obama y vi ganar el mundial de fútbol a mi país. A nivel personal cada uno contaremos una versión diferente de todo esto pero da igual, me lo cuente quien me lo quiera contar, siempre tendré mi propia versión de los hechos.
Esta década me ha traído muchísimas cosas: nuevas personas que han llenado mi vida, algun que otro primito, amigos de esos que creo serán para siempre, experiencias que le dieron una vuelta a todo lo vivido, nuevas sensaciones, cosas que he aprendido... también he tenido experiencias desagradables que seguramente me marcarán para siempre, esta década se ha llevado a otras personas muy importantes que dejaron un hueco muy grande en mi corazón pero que tienen que saber que estén donde estén nunca les voy a olvidar.
Lo más curioso de todo es que cuando empecé esta década y jugaba con mis amigos a eso de "papás y mamás" siempre me pedía la hermana mayor, experimentada y rebelde de 17 años y ahora que los tengo me doy cuenta que con 17 años ni eres mayor, ni experimentada, ni en mi caso creo que demasiado rebelde. Me quedan todavía muchísimas cosas por saber, por vivir, por experimentar, por madurar... Y aunque las cosas malas también han estado en está década, no tengo derecho a quejarme porque sinceramente han sido 10 años maravillosos y espero que los próximos sean aún mejores si se puede pedir y si sigo escribiendo este blog os los seguiré contando. Feliz año atrapadores de sueños.

martes, 14 de diciembre de 2010

¿Por qué juzgamos?


Queridos atrapasueños, hoy debo entonar un mea culpa, si, sé que seguramente sea la primera en juzgar a los demás sin conocerlos o más bien en juzgar los actos de aquellos que conozco sin saber el porqué de su actuación. Siento si algún día fui demasiado sincera y dije todo aquello que pensaba haciendo daño, pero siento aún más el haber juzgado unos hechos, los cuales no sabía ni porque se habían hecho.
Y ahora me toca quejarme a mí, no me juzguéis, no sabéis nada de mí, no sabéis ni porque, no me recordéis aquello que no quiero recordar, no me preguntéis, porque no quiero contestar. Que levante la mano el que no se haya equivocado, que levante la mano el que no piense que hizo algo mal. Por supuesto que cometo errores, muchos, pero soy persona y como tal tengo todo el derecho a hacerlo. No me vayáis ahora de santurrones y pongáis cara de no haber roto un plato en vuestra vida, porque siempre se juzga peor a las personas que normalmente "actuamos de forma correcta" y todo el mundo te mira con cara de... ¿pero tú has hecho tal?, y los que lo hacen cada día se pueden sentir muy orgullosos y nadie les pregunta porque es normal que lo hagan. Creo que en todas las decisiones que tome en mi vida, no hice daño a nadie, seguramente la peor parada en ciertas situaciones fui yo misma. Pero sabéis, no me arrepiento de nada de lo que he hecho , porque para bien o para mal, en su momento tuvieron una razón para ser así, y si la elección fue incorrecta me sirvió para aprenderlo, así que no, no os atreváis a señalarme con vuestro dedo, porque no, porque aquí soy de las que menos tiene que callar. Atrapadores de sueños no juzguéis a los demás porque todos tenemos mil razones para actuar de cierta manera en ciertas situaciones pero menos aún permitáis que os juzguen. Tienes el derecho a hacer lo que te de la gana y por la razón por la que te de la gana, eso sí, siempre que no hagas daño a nadie.

viernes, 10 de diciembre de 2010

¿Por qué no tenerlo ya?


Hola atrapadores de sueños, estoy harta de algo, de algo que creo que nos pasa a todos y seguramente muy a menudo. Nos pasamos la vida deseando cosas, esperando que lleguen días señalados, momentos en los que realizar aquello que de verdad nos apetece y me da realmente rabia no poder convertir esos momentos especiales en algo normal en nuestras vidas.
Me gustaría gritar a los cuatro vientos todo lo que deseo hacer, lo que me gusta hacer y... HACERLO.
Estoy harta de guardar la compostura, las buenas maneras, de preocuparme por lo que piensen los demás, de vivir en mis ensoñaciones porque son mucho más divertidas que las rutinas de cada día.
Que se sepa sólo tenemos una vida, que según los más mayores pasa muy deprisa y ya se sabe que como dice el refrán "más sabe el diablo por viejo que por diablo" y quiero aprovecharla, no quiero perder ni un segundo de mi tiempo en hacer cosas que no me agraden, en dudar, en no luchar por lo que quiero, en perder el tiempo en cosas que no merecen la pena y en personas que no me interesan. Quiero saltar, bailar, enamorarme, chillar, hacer teatro, cantar como una posesa (aunque termine con el oído de más de uno), en definitiva quiero se feliz y parar de darle mil vueltas a todo, a cada pequeño detalle, a cada paso que doy por miedo a tropezar, porque si me caigo me levanto.
Porque me siento diferente, siento que tengo mucho que mostrar, y muy poco tiempo para hacerlo, así que se acabó el esperar aquí sentada... ha llegado el momento de actuar.

viernes, 3 de diciembre de 2010

¿Por qué las dudas?


Siempre fui una persona de esas que tienen las cosas claras, que saben lo que quieren, de las que la gente se asombra al oír hablar porque con 8 años ya saben lo que van hacer el resto de su vida. Pero cuando toca elegir de verdad, cuando te acercas al momento y todo eso que tenías tan claro se desbarata y dices y ¿si no es esto lo que quiero?, entonces es cuando te desmoronas.
Me siento como un pez fuera del agua, por el simple hecho de no tener todo bajo control. Quizá simplemente me he convertido en una persona normal, porque lo más lógico es que con 17 años no tengas ni idea de lo que quieres hacer, que te entren dudas, que no estés seguro de nada. Y quizá me cuesta más luchar por una nota, por algo que no sé si realmente quiero.
Hay algo que si que sé desde siempre, algo que quiero hacer de verdad, pero suena tan utópico, que ni si quiera sé por donde empezar, ni como hacerlo.
Siempre me persiguen las opiniones de los demás esas que te dicen "es que de eso no se come", sabéis que... que me da igual, que lo quiero más que a nada y que lo voy a conseguir porque sé que soy capaz de ello y porque si otras personas lo han conseguido, ¿por qué yo no?, porque no me da la gana tirar la toalla antes de tiempo, porque por algo escribo un blog que se llama atrapasueños y porque mis mejores momentos los vivo los sábados por la mañana...
Esos momentos que hacen que todo merezca la pena y que me hacen feliz, pero no un poquito si no feliz de verdad.
Y como dijo Arthur Miller: "El teatro es tan infinitamente fascinante, porque es muy accidental, tanto como la vida."