viernes, 23 de julio de 2010

¿Por qué tanta paz?


Tras un añito de examenes, estrés, nerviosismo y cambios de humor un tanto extraños, y aunque hacia ya unas semanitas que habían comenzado mis vacaciones de verano, por fin llego el momento de irme. Parece que hasta que no sales durante unos días de tu casa ese estrés no desaparece.
Esa sensación de mirar el mar que parece infinito, esas gigantescas olas, el sol acariciando tu piel, y notar como la arena se escapa entre tus dedos sin poder evitarlo es indescriptible, y en ese momento dices: ¡ya sé porqué me gusta vivir!, y piensas que todos los esfuerzos del año merecen la pena. Recargas las pilas y te sientes como nueva.
Y ahora es cuando me encuentro en paz conmigo misma, me siento bien y tengo ganas de comerme el mundo, así que, que venga quien quiera a intentar robarme mis sueños que yo he cogido fuerzas y estoy preparada para todo.

lunes, 12 de julio de 2010

¿Por qué hemos ganado?


Porque nos lo merecemos, porque ya era hora y porque hoy todos los españoles somos un poquito más felices!